El árbol de chicles de los mayas

El chicle de los mayas

El chicle o la goma de mascar en la actualidad es un producto que se consume en todo el mundo, pero ¿sabías que su uso se remonta a la época de los aztecas y mayas?

La resina que es la base del chicle se extrae del árbol Manilkara Zapota, originario de las zonas tropicales de América, y tiene una consistencia líquida (similar a los pegamentos líquidos). Su nombre proviene del nahuatl “tzictle” y del maya “sicte”.

Estas culturas empleaban el chicle para limpiar los dientes, así como para distraer el hambre y la sed, aunque mascarlo en público era mal visto. Además, los mayas empleaban la resina del árbol de chicle como estimulante de la saliva así como con fines higiénicos y medicinales.

resina del árbol de chicle

Para la fabricación del chicle que hoy conocemos se hacen cortes verticales en el árbol para que poco a poco la resina escurra y se recolecta en un recipiente en la base del árbol. Una vez obtenido este líquido lechoso se derrite y purifica en un tanque giratorio.

Se deja enfriar y se revuelve en una mezcladora para que quede suave. Una vez que está lo suficientemente blando, se le agregan los siguientes: suavizantes, endulzantes, colorantes, esencias, jarabe de maíz (fija el sabor de las esencias), entre otros.

Fabricación del chicle, mayas

De acuerdo con los especialistas, la masticación estimula el flujo de saliva, que funciona como una barrera de minerales que protege los tejidos bucales y evita las caries. Por tal motivo, los odontólogos recomiendan masticar chicle sin azúcar.

Fuente: Tierras mayas

También te puede interesar   México celebra su gastronomía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *