Origen del mole, platillo indígena

El origen del mole

Escrito por Un poco de mí

0 comments Cocina indígena

La gastronomía mexicana se caracteriza por su gran combinación de sabores y el mole es un ejemplo de esto. La fama mundial de este platillo es tal que la UNESCO lo nombró patrimonio cultural de la humanidad.

Los primeros registros que se tienen de este delicioso platillo se encuentran en la Historia General de las Cosas de la Nueva España, de Fray Bernandino de Sahagún donde se menciona un guisado prehispánico ofrendado a Moctezuma.

El guiso era preparado con una salsa de chile caldosa denominada chilmulli o chilmole, la cual proviene del vocablo mulli que significa salsa. El platillo era preparado por los mercaderes o pochtecas, al regresar de un largo y exitoso viaje, como ofrenda a los dioses.

Al pasar de los años, se le denominó mole o mulli, a toda salsa resultante de la mezcla de chiles, pepitas, tomates y especias; sin embargo, los ingredientes y la preparación podía variar dependiendo de la región.

Preparación del mole, platillo mexicano

El mole servía para acompañar la carne de diversos animales como el venado, armadillo, iguana, pato, rana, xoloizcuintle y el guajolote.

Durante la época colonial las cocineras indígenas de Puebla de los Ángeles fueron las primeras en incorporar algunos ingredientes traídos de Europa y Asia; pero siempre respetaron la idea original de la salsa de chiles.

En la actualidad, México cuenta con diversas presentaciones de mole, pero el de Puebla sigue siendo el más famoso al ser uno de los estados pioneros en incorporarlo a su menú.

Fuente: Doña María

También te puede interesar   Bebidas indígenas: Colonche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *