Día internacional de la Tierra, pueblos indígenas

Día Internacional de la Madre Tierra

Este 22 de abril celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra, que en el año 2017, promueve la campaña de “Alfabetización medioambiental y climática”, relacionada con acciones de educación y concientización sobre el conocimiento del medio ambiente, el cambio climático y las amenazas que significa para el planeta y para el desarrollo de acciones encaminadas a una relación de respeto y protección de los ecosistemas.

Este tema nos recuerda la vinculación  histórica de respeto que los Pueblos Indígenas han mantenido con los diferentes hábitats en donde viven, basada en representaciones que reconocen a la Tierra, en conjunción con otros elementos del universo —entre éstos, el Sol, la Luna y la lluvia—, como entidad sagrada que da origen a la vida, a través de la reproducción de las plantas, los animales y el agua, que permiten el sustento de los seres humanos.

Este vínculo está basado en una serie de sistemas de conocimientos que explican su origen y sus cualidades sagradas, así como un conjunto de normas y obligaciones individuales y colectivas que definen una serie de prácticas organizadas encaminadas a reproducir los ciclos naturales y cosmogónicos que expresan una relación de armonía y equilibrio entre la satisfacción de las necesidades humanas y la reproducción y aprovechamiento de los recursos naturales ligados a la generosidad de la Madre Tierra.

Entre los población indígena este conocimiento es transmitido a través de la vía oral, la observación directa y la experiencia personal en la actividad ritual y ceremonial. Los adultos y ancianos son por lo general quienes poseen este tipo de conocimientos y normas; en algunos casos son también diferentes especialistas ceremoniales quienes poseen estas nociones, por lo que son quienes guían y llevan a la práctica estos saberes en ceremonias colectivas en momentos especiales como la siembra, la cosecha, las curaciones o en actos individuales como la recolección de frutos y vegetales, la cacería o el aprovisionamiento de materias primas.

También te puede interesar   Plantas medicinales indígenas

Algunos ejemplos de este tipo de prácticas, las podemos ver en los integrantes del pueblo ch’ol de Chiapas, para quienes la Tierra es considerada como una madre, porque es quien proporciona la vida y por ello realizan diferentes rituales y ceremonias en cuevas y manantiales en su honor para solicitar buenas cosechas, que comprenden rezos, ofrendas con alimentos, aguardiente y encendido de velas, así como sacrificio de animales. Por su parte, los mixes, que habitan en el Estado de Oaxaca, conciben que la salud es un estado de equilibrio relacionado con el comportamiento y en especial con el respeto a la Madre Tierra, entre otras deidades.

Para los mixes existen enfermedades consideradas de origen sobrenatural que se explican por la presencia de un desequilibrio entre la persona y la naturaleza, como puede ser el “susto”, en el que pueden estar involucrados algunos fenómenos naturales como la lluvia o el rayo, por lo que la curación comprende rezos y ofrendas a los dueños del lugar a fin de que devuelvan el alma de la persona afectada.

Hoy que enfrentamos diversas amenazas para la conservación de los ecosistemas, hacemos un llamado a valorar la importancia de estos conocimientos y prácticas culturales tradicionales de los Pueblos Indígenas por el papel que representan en la conservación del medio ambiente y que explican de alguna manera la reproducción de una gran biodiversidad en las regiones que habitan.

Fuente: El Sol de México

Deja un comentario