El respeto a los derechos indígenas

La justicia agraria ha sido uno de los pilares fundamentales de la igualdad social en nuestro país. Trabajar por que esta se reconozca y se consolide es y será siempre uno de los objetivos primarios de todo Gobierno democrático.

Esta semana, como parte de las acciones para garantizar el acceso a la justicia de la pueblos indígenas, se celebró un Convenio General de Colaboración con el Tribunal Superior Agrario, cuyo objeto es que las partes coordinen esfuerzos y recursos en el ámbito de sus atribuciones, para promover y garantizar el derecho de acceso a la justicia agraria de la población indígena.

Las acciones materia de dicho convenio consisten en generar cursos de capacitación y actualización en materia agraria para mediadores culturales, defensores e intérpretes hablantes de lenguas indígenas; compartir información sobre municipios y localidades que requieran atención derivada de la problemática agraria que presentan; participar de la difusión de los medios alternativos de solución de conflictos en materia agraria y establecer mecanismos para garantizar el acceso a la justicia agraria de la población indígena.

El convenio fue firmado por el Lic. Luis Ángel López Escutia, Magistrado Presidente del Tribunal Superior Agrario y la suscrita, como Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Hoy la justicia debe ser una justicia multicultural y plurilingüe. La justicia agraria debe tener ese sentido social que tuvieron la Revolución Mexicana y el reparto agrario. En la actualidad los conflictos en el medio rural no solo son por límites entre parcelas o entre ejidos y comunidades, hoy los conflictos agrarios también son por la implementación de proyectos de infraestructura derivados de licencias, permisos, concesiones o autorizaciones para exploración o explotación de recursos naturales.

También te puede interesar   La navidad entre los Pueblos Indígenas

Los tribunales agrarios deben ser parteaguas en la administración de justicia a los pueblos indígenas, garantizando no sólo mediante control de convencionalidad, sino también mediante el Pluralismo Jurídico el acceso a la justicia agraria de la población indígena y, la convivencia del sistema jurídico que todos conocemos con los sistemas normativos de los pueblos y comunidades indígenas.

La justicia agraria también tiene rostro de indígena. La justicia agraria debe proteger sitios y lugares sagrados y sobre todo debe proteger la propiedad de los pueblos y comunidades indígenas. Para eso es el convenio que se suscribió: Para que la CDI y el Tribunal Superior Agrario generemos acciones para que la población indígena tenga un mejor acceso a la justicia agraria.

El presidente Enrique Peña Nieto, dio la Instrucción Presidencial 219, en 2013, instrucción que dispone: Apoyar el programa de excarcelación de mujeres indígenas, específicamente a través de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, con capacitación a abogados que puedan hablar las lenguas indígenas y puedan apoyar jurídicamente a mujeres.

México ha tenido importantes avances de política pública en este sexenio. El compromiso del presidente Enrique Peña Nieto con la población indígena y los resultados a favor de ella, es un hecho. Estas son las acciones que permitirán alcanzar el México Incluyente y el México en Paz que nos hemos propuesto.

El convenio que se signó, abre el paradigma de una justicia agraria con perspectiva intercultural, en un país donde la mayor parte de la propiedad de pueblos y comunidades indígenas es social, y donde la tierra es la madre, la que da de comer, la que alimenta y a donde vuelven a rezar y a rencontrarse con sus ancestros, donde están sus sitios y lugares sagrados.

También te puede interesar   Día Mundial de la Salud

Que las acciones que emprendamos contribuyan al bienestar social de los pueblos y comunidades indígenas de México.

Aprovecho este día para felicitar a todas y todos que se dedican al ejercicio de la Ciencia del Derecho en sus distintas vertientes, reconociendo en particular, el esfuerzo y trabajo de quienes la ejercen en forma directa a favor de la población indígena.

Columna de El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *