Excarcelación de presos indígenas

Imagínese usted que es detenido por una autoridad que le habla en un idioma que no comprende, que le presiona con el estrés natural del sometimiento físico de una detención y que, usted, por más que intenta comunicarse, le es imposible. Unas horas después, lo único que sabe es que se encuentra encerrado en una cárcel con el sentimiento de impotencia y de angustia de estar preso y, en todo ese tiempo, no haber entendido una sola palabra que le gritaron. Imagínese usted que lleva así, no días, no meses… años.

Una garantía esencial de todo Estado de Derecho es el derecho a un juicio en el que se cumplan todas las formalidades esenciales del procedimiento, procesos justos, equitativos y en el que el inculpado tenga acceso a una defensa, que conozca a la perfección las causas de su detención, quien lo acusa y obtención de todas las herramientas necesarias para su propia defensa.

Una gran cantidad de personas indígenas mexicanos, que no hablan español, que no tienen acceso a las herramientas jurídicas, ya sea por razones económicas o por la carencia de conocimiento, sufren detenciones ilegales, con procesos violatorios de derechos humanos y que son objeto de las más duras agresiones a sus derechos fundamentales.

Por ello, en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, bajo las precisas instrucciones del Ejecutivo Federal y con una clara y decidida intención de acabar con prácticas fuera de toda legalidad, ejercemos con prioridad la búsqueda de Excarcelación de Presos Indígenas, cuyo objetivo es, precisamente, contribuir a que este importante sector de la población, sujeta a un proceso legal, acceda a la Jurisdicción del Estado conforme a Derecho.

También te puede interesar   Cuentos indígenas: El canto del cenzontle

Los objetivos específicos consisten en aplicar recursos económicos para garantizar la libertad de personas indígenas, apoyar a esta personas involucradas en asuntos de carácter legal, en materia penal o penitenciaria, con la asistencia de intérpretes-traductores en lenguas indígenas, actualizar el diagnóstico de la población indígena privada de la libertad, para conocer sus características socioculturales, económicas y jurídicas e impulsar acciones institucionales en materia de excarcelación y atención jurídica, así como proporcionar servicios de atención jurídica a los integrantes de los pueblos y comunidades indígenas a través de asesoría y gestoría, como acciones asociadas al fin primordial de promover la libertad de personas indígenas.

Aun falta mucho por hacer, muchas personas indígenas se encuentran privadas de su libertad en cárceles mexicanas, seguiremos trabajando con decisión para lograr cuando así proceda lograr su liberación para con ello, contribuir a que el Estado de Derecho sea pleno, y las garantías de igualdad y de acceso a la justicia, sean para el beneficio de todos los mexicanos.

Columna en El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Entradas relacionadas

La CDI apoya proyectos productivos en Xochimilco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *