Pueblos indígenas y montañas

Pueblos indígenas y montañas

Los pueblos indígenas habitan en variadas regiones del país, como en las serranías. Desde los tiempos prehispánicos los indígenas aprendieron a conocer y aprovechar  estas tierras que hoy, de acuerdo con su tradición de establecer una relación de respeto por los recursos naturales, se encuentran entre los ecosistemas que resguardan diversidad de especies vegetales y animales, algunas de ellas endémicas. Ciertas zonas incluso han sido declaradas áreas naturales protegidas por el Gobierno mexicano.

Históricamente, asentarse en estos lugares obedeció a las presiones ejercidas primero por los mexicas y posteriormente por los colonizadores españoles, quienes a su llegada a lo que ahora es México ocuparon especialmente los valles y otros espacios propios para la producción agrícola, ganadera, la extracción mineral y la urbanización.

Actualmente las montañas representan una gran importancia en la cultura de los indígenas que ahí residen. En parte porque éstas se encuentran entre las divinidades protectoras del universo que comprende al hombre y a los recursos naturales que permiten su reproducción; por ello, algunos de sus sitios como las cimas, cuevas, manantiales o rocas son considerados lugares de culto que en ocasiones son objeto de rituales y peregrinaciones o sitios de alojamiento de objetos sagrados vinculados con la ceremonias realizadas en otros lugares sagrados, por lo general relacionados con la petición de lluvias o el agradecimiento por los frutos recibidos en la agricultura.

En su cosmovisión, por ejemplo, los tarahumaras consideran que sus antepasados danzaron para que un pequeño espacio de tierra firme rodeado por agua se convirtiera en las actuales montañas que ahora forman parte del lugar que habitan, por lo que, para mantener su existencia, deben reproducir las danzas en diferentes ceremonias.

También te puede interesar   Gran diversidad etnolingüística en México

Además del significado emblemático que tiene para sus habitantes  el espacio físico que conforma las montañas representa una fuente de diversos elementos para su subsistencia, basada en su enorme riqueza ecológica. Ahí, los médicos tradicionales recolectan una gran variedad de plantas medicinales, animales y minerales, utilizados para la atención de diversos padecimientos; los pobladores extraen la madera necesaria para la construcción de sus viviendas, cercos y algunas herramientas; otros recolectan frutos y vegetales que complementan la dieta alimenticia, además de comprender espacios para la siembra de la milpa y el pastoreo.

En relación con la agricultura, algunos pueblos indígenas han desarrollado formas de cultivo como el coamil y el tlacolol, que son técnicas desarrolladas en las laderas de los cerros. Las montañas son también, en muchos casos, sitios donde nacen los ríos y arroyos lo cual equivale a la vida porque surte del agua necesaria para la reproducción agrícola, ganadera y humana y se mantienen los recursos naturales.

Los especialistas ceremoniales conocidos como “graniceros”, nahuas principalmente de los Estados de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala, son un ejemplo de la cosmovisión asociada a las montañas y otros fenómenos naturales. Estos especialistas nahuas dedican complejos rituales para la manipulación de la lluvia, el viento y las tormentas de granizo,  con el propósito de propiciar buenas cosechas o realizar curaciones.

Es por ello que invito a la población en general a sumarse al reconocimiento del papel que los pueblos indígenas de México han desempeñado y tienen en la conservación de los recursos naturales existentes en estos hábitats, así como de las enseñanzas que nos heredan en cuanto a la forma de relacionarse con éstos, permitiendo su conservación para las presente y futuras generaciones.

También te puede interesar   El primer recién nacido en Hidalgo es niña

Fuente: El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *