Rodolfo Stavenhagen y los pueblos indígenas

Rodolfo Stavenhagen y los pueblos indígenas

El doctor Rodolfo Stavenhagen, nació en Frankfurt, Alemania, en 1932, de donde, ocho años más tarde,huyendo con sus padres del nazismo, emigró a México. Obtuvo la nacionalidad como mexicano en 1949. Desde muy temprana edad mostró una pasión por la cultura de nuestro país en los ámbitos sociológico y etnológico. Se interesó en el conocimiento de los grupos campesinos e indígenas. Su formación académica comprendió estudios de Arte en la Universidad de Chicago, una maestría en Antropología Social en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México y un doctorado en Sociología en la Universidad de Sorbonne de París.

Desde muy joven comenzó a adquirir una experiencia notable relacionada con la vida rural e indígena. En 1949,realizó un recorrido en zonas indígenas de los estados de Chiapas y Oaxaca, donde inició su reflexión sobre la situación que vivían los Pueblos Indígenas de México. A principios de los años cincuenta, trabajó en la Oficina de Reubicación de la Comisión del Papaloapan, que era dirigida por Alfonso Villa Rojas, realizando investigación en comunidades mazatecas que serían reasentadas de sus tierras debido a la construcción de la presa Miguel Alemán en la Cuenca del Río Papaloapan.

Más tarde, a mediados de la década de los años cincuenta, fue colaborador del Instituto Nacional Indigenista (INI), organismo antecesor de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), donde trabajó junto con antropólogos connotados como Alejandro Marroquín, Ricardo Pozas y Gonzalo Aguirre Beltrán. En el INI realizó trabajos de investigación en Etnología entre pueblos indígenas de Chiapas, Oaxaca y Veracruz, a partir de los cuales generó una visión crítica de la teoría de la integración, que suponía el abandono de la cultura propia para formar parte de una cultura nacional vigente en ese momento. En 2012 impartió la conferencia magistral en la ceremonia de inauguración del Museo Indígena de la CDI.

También te puede interesar   #DíaNaranja

Varias de sus publicaciones fueron dedicadas a temas relacionados con los Pueblos Indígenas. En 1990, en conjunto con Diego Iturralde Guerrero, editó la obra colectiva Entre la Ley y la costumbre: el derecho consuetudinario indígena en América Latina. Este documento representa un aporte importante al análisis de los sistemas normativos que, como señalan los propios editores, hasta el momento comprendía un tema poco abordado, a pesar de su estrecha relación con la estructura social, la cultura y la identidad de los pueblos originarios. Otras publicaciones de gran importancia fueron Derechos humanos de los pueblos indígenas (2000), Conflictos étnicos y estado nacional (2000), La cuestión étnica (2001) y Los pueblos indígenas y sus derechos (2008), así como numerosos artículos editados en revistas científicas.

Resalta también su labor académica en la que fue profesor en el Colegio de México desde 1965, así como catedrático en la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y de instituciones de educación superior extranjeras como la Universidad de París, la Universidad de Génova, la Universidad de Ginebra y la Universidad Pontifica de Río de Janeiro.En su larga trayectoria ocupó también diversos cargos. Entre estos, a nivel nacional, fue el primer Director General de Culturas Populares de la Secretaría de Educación Pública y en el ámbito internacional fue Relator Especial de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de los Pueblos Indígenas.

Los trabajos del doctor Stavenhagen, han sido fuente de inspiración para ejercer nuevas formas de trabajo en las disciplinas sociales, principalmente de la Antropología y la Sociología, en temas como clases sociales, migración, pobreza urbana y la organización campesina, entre otros. En sus obras resalta su dedicación a favor de los derechos de los Pueblos Indígenas, entre ellos, los derechos a la tierra, a los recursos naturales, el desarrollo sostenible, la educación y la cultura, los derechos lingüísticos, la organización social, el Gobierno local y el derecho consuetudinario, entre otros.

También te puede interesar   Que los niños aprendan y sean felices

La consulta de sus obras siempre será una fuente de inspiración desde un punto de vista crítico para el quehacer cotidiano de quienes trabajamos en las instituciones relacionadas con la población indígena, en favor del desarrollo y la solución de los múltiples problemas afrontan. Es por ello que hoy nos unimos a honrar su memoria por su reciente desaparicióny al reconocimiento de sus vastos aportes en el ejercicio de los derechos y las causas de los pueblos indígenas.

Fuente: El Sol de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *