Semana Santa en los pueblos Indígenas de México

Semana Santa entre los Pueblos Indígenas

La Semana Santa, es una de las ceremonias que llevan a cabo los Pueblos Indígenas de México. Su origen está influenciado por las enseñanzas de los evangelizadores españoles. Algunos de los elementos introducidos fueron las procesiones, los periodos de penitencia, los ayunos y la prohibición del consumo de carne, huevo y otros alimentos. Este conjunto de principios integrados en la vida social y religiosa de la población indígena fue adaptado en los sistemas ceremoniales indígenas marcando y simbolizando tiempos y pasos trascendentales en la vida colectiva relacionada con los ciclos de la naturaleza y de la vida social.

En este proceso, los indígenas retomaron prácticas del cristianismo que resultaban compatibles con los elementos que integraban su pensamiento como por ejemplo la asociación del Dios Padre cristiano con el Sol, así como los mecanismos de reciprocidad y cooperación, entre otros, que formaban parte de las costumbres ligadas a su identidad.

En la actualidad podemos observar una diversidad de prácticas culturales en las que se reproducen varios de estos aspectos. Así, en el sureste de México, en Chiapas, por ejemplo entre los chuj, previo a la Semana Santa, el cuarto y quinto viernes de Cuaresma son guardados consumiendo únicamente alimentos recolectados en el monte como frutas silvestres, caracoles, pescados y animales del campo, entre otros; los mochó, el Jueves Santo, acostumbran que los niños repartan, entre parientes y amigos, alimentos que consisten en chilacayote en dulce, pan y chocolate, mientras que el Viernes Santo comparten en las casas arroz con camarones; los mames preparan panes para intercambiar con familiares y vecinos, como símbolo de compañerismo y se considera que este periodo se distingue por la existencia de diversas prohibiciones como guardar abstinencia sexual y la prohibición de trabajar y hacer ruido.

También te puede interesar   Día panamericano del indio

Mientras que en Guerrero, los tlapanecos de Tlacoapa, dejan de comer carne durante la Cuaresma, para evitar convertirse, al morir, en el animal que se consume, mientras que el primero y hasta el séptimo viernes evitan salir a trabajar en este caso para evitar lastimarse, ya que conforme a su cosmovisión son días en los que gobierna el diablo.

Para los tarahumaras o rarámuri, la Semana Santa es una de las ocasiones en que la gente, que normalmente vive dispersa en pequeñas rancherías de la Sierra Tarahumara, se reúne en puntos estratégicos, por lo general en pueblos, que pueden ser considerados como unidades sociales y políticas, donde se localizan los templos o las instituciones del gobierno, para la celebración en la que se despliega un complejo simbolismo expresado en un conjunto de prácticas rituales relacionadas con su manera de entender la vida y los fenómenos naturales. Por ejemplo, el hecho de danzar en torno a la Iglesia, tiene la función de evitar que las enfermedades que se ubican en el inframundo lleguen a la tierra afectando a los humanos.

Al igual que muchas de las celebraciones de los Pueblos Indígenas de México, la Semana Santa representa un mecanismo que permite reforzar la cohesión social, en la medida que congrega a un gran número de pobladores de cada región, promueve intercambios, permite establecer compromisos de reciprocidad e inserta los esfuerzos colectivos en ciclos ceremoniales integrados en un sistema de representaciones que propician la presencia de lluvias y buenas cosechas que, en general, promueven el bienestar de la comunidad.

Por ello, hoy nos sumamos al reconocimiento de la importancia que representa la diversidad de prácticas ceremoniales de los pueblos originarios de nuestro país, las cuales forman parte del patrimonio cultural inmaterial de México.

También te puede interesar   Premio de Literaturas Indígenas de América 2016

Fuente: El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *