Te comparto mi columna de hoy

“La Cruzada Nacional contra el Hambre”

Si bien no existe una definición consensuada del concepto hambre, la FAO (Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) comúnmente utiliza hambre como sinónimo de desnutrición crónica, aunque también se refiere al hambre como privación de alimentos, o a la sensación incómoda o dolorosa causada por no ingerir en un determinado momento suficiente energía a través de los alimentos. Así, la problemática que describe el CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Socia) se puede ver que el término hambre se utiliza para describir diferentes problemáticas, incluida también la de inseguridad alimentaria.

Así, para la Cruzada, el hambre se define como la situación que enfrenta una persona al encontrarse en pobreza extrema y con carencia alimentaria. Esta definición de hambre considera tanto el ingreso por debajo de la línea de bienestar mínimo, que representa el costo de una canasta de alimentos mínimos necesarios para tener una nutrición adecuada, así como la carencia de acceso a la alimentación, que se basa en el concepto de inseguridad alimentaria. A este concepto, CONEVAL le ha llamado pobreza extrema alimentaria.

De acuerdo con la FAO, la seguridad alimentaria ocurre cuando “todas las personas tienen en todo momento, acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos, a fin de llevar una vida activa y sana”.

Pues bien a tres años de la cruzada podemos observar la mejoría clara en las condiciones sociales y de seguridad alimentaria que se han generado. Estamos creciendo en un ambiente de desarrollo y de estabilidad, los logros obtenidos a la fecha, tal como los ha transmitido el Licenciado Enrique Peña Nieto quien apuntó la necesidad de combatir, como una prioridad para el Gobierno, la pobreza, la marginación y, sobre todo, tener el valor de reconocer que lamentablemente en nuestro país, había millones de mexicanos, cerca de siete millones de mexicanos que lamentablemente pasaban por carencia alimentaria, tenían hambre y no tenían asegurado su diario sustento, su diaria alimentación.

También te puede interesar   Arte huichol llega al Museo de Antropología

Por lo anterior la necesidad de la cruzada, de satisfacer las exigencias sociales, ha permitido llegar ya a más de cuatro millones de mexicanos, a través de distintos programas, en los cuales la CDI ha participado activamente y en la que nos sentimos comprometidos y satisfechos por los logros, sin embargo, es necesario redoblar esfuerzos para cumplir con las metas que nos hemos trazado.

Hoy son menos mexicanos los que pasan por la condición de pobreza, los que viven en carencia alimentaria. Son más los mexicanos que hoy tienen el apoyo y el beneficio, y sobre todo en la diaria alimentación a través de estos apoyos, a través de los comedores comunitarios; y muy particularmente, a través de la participación de la sociedad que, organizada, participa de este esfuerzo para combatir el hambre en nuestro país.

Y con estas palabras que mencionó el Presidente de la República, retomamos el esfuerzo y la lucha por hacer de México un país mejor más incluyente y más fuerte.

Columna publicada en El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *