Vasco de Quiroga y los pueblos indígenas

Vasco de Quiroga y los pueblos indígenas

Con motivo del aniversario de la muerte del Obispo de Michoacán, Vasco de Quiroga, ocurrida un 14 de marzo del año 1565, me gustaría reflexionar sobre la influencia de los misioneros españoles en las culturas originarias de nuestro país, y, en específico, algunos de los aportes de este ilustre personaje.

El proceso de conquista de 1521 trajo consigo innumerables pérdidas humanas, por efecto de guerras y transmisión de enfermedades como el sarampión y la viruela, la destrucción de numerosas edificaciones de las poblaciones originarias, además de la imposición de elementos que inevitablemente transformaron la tradición indígena, influyendo en la configuración de nuevos sistemas culturales entre los Pueblos Indígenas.

En este contexto, Vasco de Quiroga (1470-1565), abogado de origen español y posteriormente Obispo de Michoacán (1538), arribó a la Nueva España en 1531, tras ser nombrado oidor de la Segunda Real Audiencia de la Nueva España. Fue fundador del Colegio de San Nicolás, construido en Pátzcuaro, Michoacán. Influenciado por el movimiento cultural humanista y renacentista, es reconocido como fundador de los llamados “hospital-pueblo” o “colegios pueblo”, enfocados a los habitantes de las comunidades, en aspectos de lo que ahora conocemos como la seguridad social y económica.

Tal es el caso del hospital de Santa Fe de la Laguna, en Michoacán, que se caracterizaba por tener una organización colectiva que involucraba a las comunidades indígenas, donde se llevaban a cabo reuniones y cabildo, fiestas y comidas, se practicaba la medicina europea e indígena, educación, catequización y culto, la enseñanza de gramática, geografía, historia, filosofía, fe católica, artes y oficios, acordes con las nuevas necesidades de la colonia española.

También te puede interesar   Respeto y tolerancia

El concepto de los hospitales era diferente a como los conocemos hoy. Si bien eran sitios en los que se asistía a los enfermos, también se daba asilo a las personas sin hogar y eran elementos importantes para la conversión religiosa de la población originaria.

Las edificaciones comprendían iglesia, hospital, convento, talleres, almacenes y casas particulares para los integrantes de la comunidad. La mayoría estaba conformada de dos plantas, en la planta baja albergaba servicios de cocina, comedor, despensa, baños, lavaderos y boticas; mientras que la planta alta se destinaba a la atención de los enfermos. Algunos comprendían pueblos que tenían como centro el hospital de enfermos en donde los servicios eran comunales, entre estos las tierras; también incluían industrias y servicios escolares gratuitos.

Un ejemplo de estos edificios, que hoy son joyas de la arquitectura, es el actual Museo Indígena conocido como la Huatapera, que significa “lugar de reunión”, en lengua p’urhépecha, ubicado en Uruapan, Michoacán, que fuera el antiguo hospital de La Purísima Concepción, construido en el siglo XVI, donde se practicaba la enseñanza de alfarería y la producción de piezas de cobre y que recientemente fue restaurado y reinaugurado en 2015, por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), para albergar la exhibición de colecciones pertenecientes al Acervo de arte indígena de la CDI, que muestran la creatividad y expresiones de los indígenas, así como información de diversas piezas que reflejan las manifestaciones culturales de los pueblos mazahua, nahua, otomí y p’urhépecha del Estado de Michoacán.

Por lo anterior, hoy quiero reconocer los grandes aportes de Vasco de Quiroga, entre los que se puede sumar el haber condenado la esclavitud, haber sido promotor de la educación, fundador de la primera casa cuna en el mundo con niños abandonados y precursor del indigenismo; por lo cual, invito al público en general a valorar su herencia, conociendo más de este reconocido personaje y el material albergado en el Museo de la Huatapera, en el que podrán apreciar el edificio y las exposiciones permanentes y temporales sobre la cultura indígena de nuestro país.

También te puede interesar   La cultura mixteca

Fuente: El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario