Semana Santa indígena mayo-yoreme en Mochicahui

Mochicahui en lengua yoreme significa “cerro de la tortuga”, y es la capital indígena de los indios zuaques desde hace más de 400 años.

Escrito_por_Prats_Re_NewMochicahui (Sinaloa) pasó de ser un pueblo indígena a un pueblo mestizo, “yori”, habitando en las comunidades aledañas como El Téroque Viejo, Higueras de los Natoches, El Carricito, Los Torres, por mencionar algunos de los más importantes y con mayor población indígena. Con todo, los yoremes, guiados por la tradición, la costumbre y por considerar a esta población muy importante en el aspecto religioso, siguen acudiendo a ella para realizar sus ceremonias tradicionales.

Mochicahui se ha convertido en un lugar de concentración indígena con su centro ceremonial, catalogado como uno de los acontecimientos más importantes y floridos del grupo indígena mayo-yoreme del norte de Sinaloa y sur de Sonora, donde año con año es mayor la afluencia de turismo internacional y nacional. A él arriban personas procedentes de Francia, Holanda, Estados Unidos, Suecia, así como turismo nacional, están presentes para disfrutar la recreación de la Pasión y muerte de Jesucristo, de una manera muy particular en donde se ve con claridad el sincretismo religioso, es decir, donde se manifiestan elementos totémicos prehispánicos mezclados con aspectos de la Iglesia Católica.

Durante la Semana Santa, se observa el ritual católico paralelo a las danzas y cantos relacionados al venado, la danza de pascola y desde luego de los judíos o fariseos. Parece ser que esta mezcolanza de rituales comenzó a darse desde el inicio de la evangelización de los autóctonos para convertirlos con mayor facilidad a la religión católica, hecho que F. Leandro Quintero recreó cuando observó el ritual y narró la primera fiesta después de haberse concluido la construcción de la primera Iglesia dirigida por el padre jesuita Andrés Pérez de Ribas y fundador de la misión de San Jerónimo de Mochicahui.

También te puede interesar   ONU celebrará el Día de los Pueblos Indígenas

En la actualidad, los indios zuaques de Mochicahui cuentan en el centro ceremonial con una enramada, donde realizan sus cantos y danzas relacionados al ritual católico y desde la cual realizan la procesión hasta la Iglesia, situada, muy probablemente donde se edificó la primera por allá en 1605.

Para participar de judío en el Centro Ceremonial de San Jerónimo de Mochicahui, se requiere además de una muy buena condición física para la “corrida”, todo un ajuar que consiste en lo siguiente: máscara, carrilleras, ténabaris, capa, huaraches, tambor y lanza. En la procesión se recrea el Vía Crucis que en latín significa “Camino de la Cruz”, también conocido como “Estaciones de la Cruz” y “Vía Dolorosa” así pues, es la representación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en su camino al Calvario.

Tiene un papel muy importante el máijstoro, el sacerdote indígena, llamado también el maestro rezandero que encabeza el ritual con rezos en lengua yoreme.

Para representar las estaciones de la cruz y así mismo el desarrollo de la procesión, se clavan alrededor de la iglesia cruces de madera alrededor de las cuales se realiza el ritual en el que participan yoris y yoremes con gran devoción.

Pero no todo es tan ceremonial y formal, también existe la diversión. En el anonimato se divierten y divierten a propios y extraños con sus ademanes y movimientos siempre congruentes con la máscara y con algunos objetos que traen a la mano. Además los turistas los acompañan en el recorrido de la “tumba de cruces” para proteger a sus hogares y familias de posibles males y maldiciones.

El ritual termina el Sábado de Gloria, donde los judíos, cantan gloria. En este día no llevan la máscara, sólo un pañuelo con el que se cubren la cara, queman al judas, representado por un muñeco con la cara de algún habitante de la comunidad o de la política.

También te puede interesar   CDI y Sectur destinan 250 mdp a turismo en pueblos indígenas

Esta tradición se ha convertido en una fuente de crecimiento económico para el pueblo indígena, ya que la afluencia de turismo ha crecido en los últimos años. También han crecido en recursos de Instituciones gubernamentales como la Secretaría de Turismo y el Instituto Sinaloense de Cultura, es que se ha proyectado a nivel internacional.

Fuente: http://www.vivavoz.com.mx/

Entradas relacionadas

La danza entre los pueblos indígenas Una fuerte tradición, el Día de Santa Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *