Voladores de Papantla, el “arte de sentirse hombre pájaro”

Uno de los grandes atractivos con los que cuenta México y en especial el estado de Veracruz son “Los Voladores de Papantla”. Esta danza es una de las más representativas de México alrededor del mundo, por lo cual a continuación  te indicamos en qué consiste esta legendaria tradición.

La danza consiste en cuatro hombres “volando” desde lo alto de un poste de 30 metros, asegurados solamente por una cuerda atada alrededor de su cintura. Mientras que el músico, llamado el Caporal, se encuentra balanceando en una plataforma de madera estrecha sin una red o cuerda de seguridad.

El Caporal se eleva en las alturas para hacer frente a las cuatro direcciones cardinales, durante la danza se inclina y abre sus brazos, mientras mantiene el equilibrio sobre un pie, y realiza una danza enérgica, al mismo tiempo que toca la flauta y el tambor.

La historia del vuelo ceremonial de los Voladores data de la antigüedad, la información sobre el ritual original fue perdida parcialmente cuando los conquistadores de España destruyeron muchos de los documentos y de los códices de las culturas indígenas.

Afortunadamente, ha sobrevivido gracias a la historia oral y a los materiales escritos por los primeros visitantes a la Nueva España, gracias a ello los antropólogos y los historiadores han podido documentar por lo menos parte de la historia de esta práctica religiosa antigua y cómo se ha desarrollado con el tiempo.

Un mito Totonaca dice de una época en que había una gran sequía, y el alimento y el agua escaseó en la tierra. Cinco hombres jóvenes decidieron que debían enviar un mensaje a Xipe Totec, dios de la fertilidad, de modo que las lluvias volvieran y fertilizaran el suelo, así sus cosechas prosperarían otra vez. Entraron en el bosque y buscaron el árbol más alto y más recto.

También te puede interesar   En peligro de extinción, dos lenguas veracruzanas

Cuando encontraron el árbol perfecto, permanecieron con él durante la noche, ayunando y rogando para que el árbol les ayudara en su propósito. Bendijeron el árbol, después lo cortaron y lo llevaron al día siguiente a su aldea evitando que tocara la tierra hasta el punto de la localización perfecta para su ritual.

Voladores de Papantla

Los hombres pelaron el árbol de sus hojas y ramas, cavaron un agujero para fijarlo verticalmente y después bendijeron el sitio con ofrendas rituales. Los hombres adornaron sus cuerpos con plumas de modo que parecieran como pájaros Xipe Totec con la esperanza de atraer la atención del dios a su importante petición. Con cuerdas envueltas alrededor de sus cinturas, se aseguraron al poste e hicieron su súplica al volar con el sonido enervante que emanaba de la flauta y del tambor.

En los tiempos prehispánicos el ritual de los Voladores fue realizado en gran parte de México llegando al sur hasta lo que hoy es Nicaragua. Fue realizado cada 52 años (en los cambios del siglo), trasmitiéndose la tradición de padres a hijos.

A la hora de la conquista, la iglesia luchó fuertemente contra lo que consideraba las prácticas paganas, y la adoración y los rituales indígenas fueron silenciados o celebrados en secreto. Más adelante, se combinaron las creencias nativas con el dogma religioso católico, creando un sincretización de la fe.

El vuelo del Volador se consideró un juego interesante para la Colonia en la Nueva España, y algunas plazas especiales fueron construidas para que los Voladores se presentaran ante el público curioso. Después de cierto tiempo el ritual fue cayendo en desuso, al punto que solamente los Totonacas y algunos Otomíes realizaban esta práctica antigua.

También te puede interesar   El artista Francisco Toledo impulsa un taller de fábulas en zapoteco

Hoy, la gente de Totonaca realiza el vuelo de los Voladores por varias razones. Primero, mantiene una parte de su orgullo y cultura tradicional viva. En segundo lugar, proporciona una renta adicional para los Voladores y sus familias, ya que normalmente se pide una donación una vez terminado cada vuelo.

También se efectúan los vuelos con frecuencia los fines de semana y por las tardes en las plazas de las localidades totonacas así como en festividades importantes para este pueblo. Y finalmente, proporciona un sentido del orgullo de raza. Como otras danzas y música folklórica alrededor del mundo, es una manera de celebrar la herencia cultural y la diversidad.

Los Voladores son una fuente de gran orgullo para los habitantes del Totonocapan – la región del Totonaca. En Papantla, el centro mundial de la industria de la vainilla, hay una estatua de un Volador de piedra grande que mira hacia abajo a la ciudad a partir del uno de los puntos más altos. Los Voladores son un testimonio vivo de los antepasados Totonacas que fundaron Papantla en el año 1200 y que continúa manteniendo la herencia cultural riquísima de esta región de México.

Fuente: www.voladoresdepapantla.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *