Leyenda zapoteca, la tortuga y el zopilote

Leyendas indígenas: La tortuga

En cada región de México se localiza una comunidad indígena, la cual nos recuerda la gran diversidad con la que cuenta nuestro país. El estado de Oaxaca cuenta en su mayoría con población zapoteca, misma que se ha encargado de formar su propia identidad por medio de relatos y leyendas.

Como muestra de ello, a continuación te compartimos la leyenda zapoteca de La Tortuga.

“Luego del Diluvio, cuando las aguas bajaron el valle oaxaqueño estaba convertido en un gran lodazal.

De un puño de barro surgió la vida y comenzó a moverse de forma pausada, era una tortuga pequeña, con un caparazón de carey reluciente y liso, estiraba su cuello y mantenía sus ojos abiertos.

Iba caminando por el lodazal hasta que llegó a un lugar que olía muy mal, ahí divisó a un zopilote que se estaba dando un festín comiendo carroña.

Leyenda indígena: la tortuga y el zopilote

-Oye, tú que tienes alas, llévame al cielo –le suplicó-. Quiero conocer al Sol.

El zopilote la escuchaba sin prestar atención, después de muchas súplicas de la latosa tortuga accedió. Mientras tanto la tortugua ocultaba su nariz en su caparazón para evitar la peste que había en el lugar.

-Llévame, llévame, llévame  -decía con voz chillona la tortuga.

Fastidiado de tanta súplica, el zopilote abrió sus alas y llevó a la tortuga en su espalda. Iban atravesando el cielo pero la tortuga que era muy latosa y parlanchina se quejaba del mal olor del zopilote:

Leyendas zapotecas: la tortuga
— ¡Hueles horrible, zopilote! ¡No soporto este olor! ¡Ay pobre de mí, tener que viajar contigo –repetía la tortuga.

El zopilote harto, perdió la paciencia y arrojó a la tortuga a la tierra.

El sol bajó del cielo y juntó sus pedacitos y por eso su caparazón está lleno de remiendos.”

Fuente: Reino animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *