leyendas indígenas Xocoyoles

Leyendas indígenas: Xocoyotes

Las leyendas son narraciones que se transmiten de generación en generación y tratan de explicar hechos naturales, sobrenaturales o la mezcla de ambos.  En la mayoría de los casos los protagonistas son dioses, seres fantásticos o incluso animales.

A continuación te compartimos el siguiente relato náhualt llamado “Xocoyoles“ .

“Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo había un hombre que no creía en la palabra de sus antepasados. Le contaban que al caer una tormenta con truenos y relámpagos salían unos niños llamados xocoyoles.

Los xocoyoles son los niños que mueren al nacer o antes de ser bautizados. A esos niños les salen alas y aparecen sentados encima de los cerros y los peñascos.

Estos pequeñitos hacían distintos trabajos como: regar agua con grandes cántaros para que lloviera sobre la tierra; hacer granizo y lo regaban como si fueran maicitos; otros hacían truenos y relámpagos con unos mecates.

Pero el hombre no creía. Un día, después de una gran tempestad, se fue a cortar leña a un cerro de ocotes. Cuando llegó vio a un niño desnudo, que tenía dos alas, atorado en la rama de un ocote.

Xocoyoles, leyendas indígenas

El hombre se sorprendió, sobre todo cuando el niño le dijo:

– Si me das mi mecate que está tirado en el suelo, te cortaré toda la leña que salga de este ocote.

– ¿En verdad lo harás? – le preguntó el hombre.

– Sí, en verdad lo haré.

Como pudo, fue uniendo varios palos. Al terminar puso el mecate en la punta y se lo dio. Cuando el niño tuvo el mecate en sus manos, le dijo al hombre que se fuera y regresara al día siguiente a recoger su leña. El hombre se fue y el xocoyol comenzó a hacer rayos y relámpagos. EL ocote se rompió y se hizo leña. Cuando el niño terminó su trabajo se fue volando al cielo a alcanzar a sus hermanos xocoyoles.

También te puede interesar   ONU reconoce a pueblos indígenas en Día de Reducción de Desastres

Al día siguiente el hombre llegó al bosque y vio mucha leña amontonada; buscó al xocoyol y no lo encontró por ningún lado.

A partir de ese día comenzó a creer lo que le decían sus abuelos.”

Fuente: Mitos y leyendas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *