Creación del sol y la luna, leyenda indígena

Nacimiento del Sol y la Luna

Antes de que existieran los días en el mundo, los dioses de Teotihuacán se reunieron para saber quién daría luz al mundo. Uno de los dioses que estaba presente, llamado Tecuciztecatl se ofreció para hacerlo.

Pero faltaba alguien más, y nadie quería ofrecerse, así que le preguntaron a Nanahuatzin sí él quería, el cual a pesar de ser muy humilde y tímido, aceptó.

Ambos Iniciaron el proceso de purificación, y después de cuatro días todos los dioses se reunieron de nuevo alrededor del fuego para ver el sacrificio que sus similares habían aceptado realizar.

El primero en realizar el sacrificio fue Tecuzciztecatl pero le ganó el miedo de entrar al fuego, lo intentó varias veces pero no podía. Al ver esto, los dioses animaron a Nanahuatzin, quien sólo cerro los ojos y sin pensarlo se lanzó al fuego.

Cuando Tecuciztecatl vio lo que su compañero había hecho, se avergonzó de él mismo y también se lanzó a las llamas.

Leyenda indígena del sol y la luna

Todos los presentes miraron hacia el este y dijeron que por ahí aparecería Nanahuatzin convertido en sol. Cuando salió lastimaba los ojos de quién intentaba verlo y había rayos por todo su alrededor, un momento después salió Tecuciztecatl convertido en luna.

Salieron igual que como entraron al fuego pero ya convertidos en el Sol y la Luna, así es como existe el día gracias al Sol y la noche con la Luna en todo el mundo.

Fuente: Leyendas indígenas

También te puede interesar   Leyendas indígenas: Tajín y los siete truenos

Deja un comentario