Cinco curiosidades de los sacrificios aztecas

Los aztecas descendían originalmente de tribus cazadoras y ganaderas de Asia, que llegaron 3000 años atrás buscando raíces, frutas y animales salvajes para domesticar. Fue la tribu de los mexicas la que en el 1200 formó la civilización de los aztecas.

Los aztecas se asentaron finalmente en una pantanosa isla desierta llamada Aztlán, en el medio del lago Texcoco, y tiempo más tarde construyeron una ciudad donde establecerse, llamada Tenochtitlán -el sitio del cactus.

A continuación te presentamos algunos de los aspectos más sobresalientes de esta singular práctica:

Cinco curiosidades de los sacrificios Aztecas

  1. Si un niño azteca nacía en una fecha especial era candidato para ser sacrificado al dios Tlaloc, el dios de la lluvia, pero el sacerdote pagaba una buena cantidad por los hijos que iban a ser sacrificados.
  2. Los niños aztecas que iban a ser sacrificados esperaban en unas guarderías especiales durante semanas, meses o incluso años antes del “gran día”.
  3. Los inocentes eran vestidos entonces con túnicas suntuosas con las que desfilaban frente a las masas y después eran decapitados. Se suponía que las lágrimas que el espectáculo despertaba en la multitud provocaba la lluvia.
  4. Otra forma interesante de seleccionar los niños a sacrificar era encontrar a los niños que tuvieran la misma altura que el maíz para promover su crecimiento. Así que cuando las plantas jóvenes no eran más grandes que la palma de la mano, elegían a los bebés más tiernos.
  5. Después, cuando la altura del maíz alcanzaba la rodilla, buscaban esclavos de 5 a 7 años (los aztecas solían ser de muy poca estatura).Aunque parezca raro, los tiernos bebés que se escogían eran siempre de familias nobles.
También te puede interesar   Los murales de Cacaxtla

Fuente: Confirmado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *