Compromiso a través de la lente de Pedro Tzontémoc

Escrito_por_Prats_Re_NewEl fotógrafo mexicano Pedro Tzontémoc confiesa desde su blog: “Mi fotografía no está hecha para colgarse en las paredes o para publicarse, ni siquiera para ser revelada; mis mejores fotografías son las que conscientemente he decidido no tomar al dar paso a la experiencia directa, sin filtros. La fotografía no es el arte, el arte es la vida misma”.

A través de su lente da un espacio a la realidad para convertirla en poesía y denuncia. Esta mirada interior de Tzontémoc acompañó a los pasos Tarahumaras, barrios salvadoreños y contó la historia de refugiados políticos de Guatemala. Lo mismo ha retratado las costumbres y tradiciones de los pueblos indígenas que ha explorado en su memoria para encontrar recuerdos y experiencias comunes a todos.

Pedro Tzontémoc ofrece su experiencia para formar parte del jurado calificador del Concurso Internacional de la Imagen, cuyos resultados se darán a conocer el próximo 9 de mayo en el marco del Festival Internacional de la Imagen, FINI 2015, organizado por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), su patronato y el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CONACULTA).

“La vocación del fotógrafo es la de ser un captador de presentes, detener ese tiempo efímero que no existe; inventarlo, permitirle existir. Sin la fotografía el presente solo sería una sucesión infinita de instantes en tránsito del pasado al futuro: El presente sólo existe en las fotografías”, describe el fotógrafo nacido en la Ciudad de México en 1964 y autor de las publicaciones fotográficas El ser y la nada, Locuralocúralo, Apuntes de Viaje e Identidad en el laberinto de la memoria.

Entre sus primeros trabajos sobresale el inspirado en Antonin Artaud, de quien siguió los pasos a través de territorio Tarahumara, durante 4 viajes realizados entre 1988 hasta 1993, donde se convirtió en testigo y voz de la realidad serrana.

También te puede interesar   Jicotlán, el poblado más pequeño de todo México

Pedro Tzontémoc descarta llamarse artista y se autocalifica como “un simple receptor de experiencias diversas, ando por el mundo exponiéndome a ellas, involucrándome intensamente, estableciendo una relación amorosa-pasional con cada una de estas para consumirlas y a la hora de mi muerte tan solo me arrepienta de lo que no he hecho. La fotografía es el medio para lograrlo”.

Deja un comentario