Exposición dedicada al dios Macuilxóchitl Xochipilli en Templo Mayor

Escrito por Un poco de mí

0 comments México indígena

La muestra “Una ofrenda a Xochipilli. Entre luces canta y llega el Sol” está integrada por 83 piezas halladas en la Ofrenda 78 del Templo Mayor, principalmente instrumentos musicales en miniatura. La alegría y la esperanza son los ejes que guían la exposición que puede apreciarse en el mismo Museo del Templo Mayor, recinto que pertenece al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para la cosmovisión nahua el Sol simbolizaba la vida, y su trayectoria reflejaba su lucha contra la muerte. Los mexicas creían que cada día el astro transitaba por el mundo de los vivos hasta el atardecer, cuando moría para recorrer el inframundo, al tiempo que fertilizaba la tierra. Al amanecer renacía triunfante por el Este, llenando de alegría y esperanza a esa civilización.

La muestra se basa en el descubrimiento, en 1978, de la Ofrenda 78, dedicada al dios Macuilxóchitl Xochipilli en su advocación de Sol matinal. Es un depósito ritual localizado en el Templo Rojo Sur del recinto ceremonial de Tenochtitlan —construido alrededor de 1500 d.C.—, que contenía al momento de su hallazgo una gran cantidad de pigmento rojo de hematita, probablemente para simbolizar la sangre de los sacrificados que fertiliza la tierra y al Tamoanchan, el lugar de donde provenía Xochipilli.

exposicion xochipilli templo mayorLa directora del Museo del Templo Mayor y curadora de la muestra, Patricia Ledesma Bouchan, destacó que la característica principal de esta ofrenda son las réplicas en miniatura de instrumentos musicales que fueron hallados, entre otras cosas, con tres cuchillos monumentales de aproximadamente un metro, que tienen en la faz la representación del rostro de Xochipilli.

También te puede interesar   CDI entrega apoyos a proyectos indígenas en San Luis Potosí

Esta deidad representa al Sol naciente, por lo cual se le denominaba Señor del rojo crepúsculo para aludir al momento de transición entre la noche y el día, con el teñir de rojo del cielo. Además de la alegría, se le asociaba con la poesía, el arte, la procreación, el maíz tierno y el verano.

La exhibición se divide en cuatro subtemas: “La ofrenda en el contexto mesoamericano”, “La lucha solar”, “El culto al dios Xochipilli-Macuilxóchitl” y “La protección del patrimonio cultural tangible e intangible”. En ellos se observa gran parte del depósito ritual hallado por la arqueóloga Mercedes Gómez Mont, al que investigadores como Bertina Olmedo han catalogado como único, debido a la diversidad de sus materiales, su cantidad y distribución.

Así, en la muestra figuran piezas como minúsculos tambores,mangos de abanico, flautas, sonajas, ollas-tambor y cascabeles de cobre, entre otros instrumentos que se plasmaron en los códices durante fiestas y bailes nahuas.

Los cuchillos de sacrificio que acompañaban la ofrenda son tres, de tamaño monumental, y presentan los atavíos del dios Macuilxóchitl-Xochipilli: una mano de color impresa alrededor de sus labios; su faz está pintada de rojo fino; usa un gorro de plumas finas y tiene cresta de pájaro. En la espalda porta su abanico, con la bandera solar con remate de quetzal.

Complementando la exhibición, se presentarán poemas nahuas referentes a este dios y su particular concepto sobre el amanecer. “Queremos mostrar una faceta poco conocida de un pueblo catalogado como guerrero, que podía expresar con un exquisito estilo artístico el júbilo y la esperanza del nuevo día. Crónicas novohispanas relatan que los nahuas saludaban, todos los días, al astro matinal; le ofrecían una plegaria y música”, afirmó Ledesma Bouchan.

También te puede interesar   La CDI inaugura exposición de artesanías y productos indígenas

La muestra concluye con una reflexión sobre la larga tradición cultural de los pueblos indígenas, para lo cual, la Fonoteca del INAH ha facilitado un fondo musical, aunado al documental que da cuenta de algunos pasajes de los códices consultados sobre la iconografía de Xochipilli y la investigación sobre el ave relacionada con este dios: la pava cojolita (Penelope purpurascens), identificada como el coxcoxtli, que con su canto marcaba el inicio del día, y a la cual se le sacrificaba en honor a esta deidad, bañando parte del Templo Rojo Sur con su sangre.

Fuente: Excélsior

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *