La historia del Mole

Escrito_por_Castellanos_Re_NewLa Historia del Mole se remota a la época precolombina, se dice que los aztecas preparaban este platillo para los grandes señores, este platillo era llamado “Mulli” que su significado es potaje o mezcla (en referencia a una salsa).

Hay más de una versión sobre el mole. La primera cuenta que, con motivo de la visita del Virrey de la Nueva España, la monja dominica Sor Andrea de la Asunción tenía que agasajarlo con un guiso de su invención.

El Virrey Tomás Antonio de la Cerda y Ragón, Conde de Paredes y Marqués de la Laguna, fue gran amigo de Sor Juana Inés de la Cruz, quien veía en él y su esposa a grandes mecenas. En agradecimiento, les dedicó muchos villancicos y poemas.

Por orden del obispo Manuel Fernández de Santa Cruz, Sor Andrea de la Asunción debía crear un plato tan especial que el Señor Virrey quedara asombrado.

En la amplia cocina del convento, con azulejos de Talavera y grandes ollas de barro, la monja decidió resumir todos los lujos de la Nueva España en un solo platillo hecho con el espíritu del barroco poblano.

Sor Andrea de la Asunción molió varios chiles, especias traídas de Europa, chocolate, tortilla, jitomate y cebollas, entre cerca de un centenar de ingredientes, resultando una mezcla homogénea de color rojo oscuro brillante, que sirvió con carne tierna de guajolote.

No se sabe qué dijo exactamente el Virrey cuando probó un platillo tan elaborado y fantasioso, pero sí que tuvo un éxito espectacular. Desde entonces cada convento creó su propia receta de mole.

Según una antigua leyenda, mientras la inventora del mole estaba moliendo en la cocina, los deliciosos aromas atrajeron a varias monjas, que la observaban atentamente.

También te puede interesar   Encuentran el Tzompantli más grande del Templo Mayor

Una de ellas, no muy ilustrada, dijo: “Hermana, ¡qué bien mole!”, provocando las risas de sus compañeras, que la corrigieron de inmediato: “Muele, hermana, se dice muele”. Se decía que por ello se llamó mole a este platillo.

La anécdota es encantadora, pero la realidad es que su nombre tiene un origen prehispánico. Según la Real Academia Española, la palabra molese deriva del vocablo nahua mulli, que significa salsa
.
En México, es una salsa espesa preparada con diferentes chiles y muchos otros ingredientes y especias o bien, un guiso de carne de pollo, guajolote o cerdo que se prepara con esta salsa.

Aunque el más famoso es el Mole Poblano, en nuestro país existe una gran variedad de moles, que son reflejo de los lugares donde fueron creados.

Fuente: http://los5sentidosculinarios.com/

Acerca de 

Camila Loera Castellanos es licenciada en comunicación por parte de la Universidad Iberoamericana.

Mantiene un interés personal en la cultura indígena transmitido por parte de su madre, la antropóloga Carolina Castellanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *