La primera ópera en náhuatl

Escrito_por_Castellanos_Re_NewDel 24 al 26 de abril en el CENART tendrán la oportunidad de poder asistir a la primera ópera contemporánea en náhuatl “Xochicuicatl Cuecuechtli” dirigida por Gabriel Pareyón.

Más de 500 años de historia se encuentran detrás de “Xochicuicatl Cuecuechtli”. Investigadores y artistas de distintas época han contribuido de manera directa e indirecta a hacer que este proyecto sea posible. “Xochicuicatl Cuecuechtli” se traduciría como “canto florido de travesuras”: un relato filosófico con un contenido pícaro y humorístico que forma parte de los conocidos Cantares Mexicanos.

La idea de componer la música para este texto y llevar a escena el resultado en forma de ópera, estaba presente en la vida de Pareyón desde hacía más de una década. Este musicólogo mexicano estudió composición en el Real Conservatorio de La Haya y obtuvo un doctorado en Musicología por la Universidad de Helsinki. Su interés por la historia del México prehispánico le viene desde su infancia, por influencia de su tío antropólogo. El náhuatl es uno de los varios idiomas que habla de forma fluida.

Este proyecto también fue posible gracias al trabajo del académico Patrick Johansson, un profesor de la UNAM especialista en los Cantares Mexicanos. En “Xochicuicatl Cucuechtli” el protagonista Tohuenyo es un personaje recurrente de la narrativa erótica azteca. En la obra este joven pícaro se encuentra con tres ahuianis (las mujeres “alegres” en el mundo nahua), que se dejan seducir por el protagonista pero pronto lo abandonan a su suerte.

“Es una historia que al principio parece un simple y trivial juego erótico. Pero de pronto hay un giro que deriva en una perspectiva filosófica existencial, sobre lo efímero de la vida, típica del México prehispánico”, explicó el director del proyecto.

También te puede interesar   Capacitarán a 198 abogados indígenas

La obra ha sido escrita para cinco cantantes solistas y una orquesta de 20 percusionistas. Los músicos, dirigidos por José Navarro, tocan instrumentos tradicionales como el teponaztli, el huehuetl, ocarinas, sonajas y flautas.

Esta ópera se estrenó en un teatro rural de Arcelia (Guerrero) un municipio rodeado por comunidades indígenas. El objetivo era darle la primicia a un público de habla náhuatl y el resultado fue sorpresivo. “La mayoría no había ido nunca al teatro ni sabía que existía el teatro cantado”, explica Pareyón. Muchos de los espectadores no habían escuchado canciones en su idioma ni conocían los instrumentos autóctonos ya que después de la Revolución Mexicana se perdió definitivamente la tradición en esa zona. Durante esta década, Pareyón no pudo encontrar artistas cuya lengua materna fuera el náhuatl, demostrando que sigue siendo una población muy desfavorecida y poco llegan a concluir una carrera.

Esta ópera ha tenido éxito entre el público de Arcelia, Guadalajara y México, y ha motivado al director jalisciense a trabajar en una segunda ópera en náhuatl que estará basado en otro texto erótico de los Cantares Mexicanos.

Fuente:  http://www.milenio.com/

Acerca de 

Camila Loera Castellanos es licenciada en comunicación por parte de la Universidad Iberoamericana.

Mantiene un interés personal en la cultura indígena transmitido por parte de su madre, la antropóloga Carolina Castellanos.

Entradas relacionadas

Tradiciones nahuas que siguen vigentes Tradiciones nahuas que aún se conservan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *