Los mayas conectan el sueño con el alma y el espíritu

Escrito_por_Prats_Re_New“El dormir es una parte importante de nuestras vidas. Sin embargo, pocas civilizaciones le dan el justo peso al sueño y aprenden a usarlo en su beneficio, como lo hicieron los pueblos mayas, quienes incluso lo relacionaron con el alma, el espíritu y la conciencia”, afirmó el mayista Erik Velásquez García, quien publicará un libro al respecto.

“Los mayas sí conocían el sueño, lo valoraban, lo usaban e incluso tomaban decisiones a través de los sueños”, recalcó el investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A través de su investigación este especialista encontró dos grandes hallazgos relacionados con la cosmología maya: el primero es que todos los componentes del cuerpo humano para los mayas son materiales, inclusive las almas y el espíritu. Para los mayas existían dos tipos de materia: la que vemos (el cuerpo humano) y otra de origen divino, que seguirá existiendo posterior a la muerte, tales como las almas y los espíritus.

El otro de los hallazgos que reporta en su investigación es que los mayas tenían la creencia de que el hombre tiene varias almas y varios espíritus. La más importante, de acuerdo con el académico, es un alma llamada ohlis, que piensa, tiene conciencia y conocimiento profundo aprendido en sueños, está ubicada en la cabeza (en la frente), se asocia al Sol y es un alma que adquiere conocimientos a través de los sentidos.

El mayista Erik Velásquez García, galardonado recientemente por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), dijo que la relevancia de este trabajo consiste en que “el estudio de nuestra historia, de nuestro pasado reciente y remoto, nos arroja una identidad que necesitamos, es nuestro rostro ante el mundo. Este mundo de tendencias globalizantes, de economías en constante flujo, este mundo cosmopolita no deja de estar compuesto de identidades nacionales”.

También te puede interesar   Alistan FIC Maya 2015

Fuente: http://www.laverdadnoticias.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *