Los otomíes, México

Los otomís o “flechadores de pájaros”

Escrito por Un poco de mí

0 comments México indígena

En los estados de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Puebla y Veracruz se encuentra los otomís, considerados el pueblo original de las tierras altas de México. El término otomí proviene del náhuatl que siginifica “quién camina con flechas” o “flechador de pájaros”.

El pueblo presentó una gran división en el uso de la lengua: en la zona del Altiplano Central se habla la vertiente oto Pame (a esta rama pertenecen, mazahuas,chichimecas, pames, matlatzincas y tlahuicas) mientras que el resto utiliza el tlapaneco mangueada.

Cada grupo de otomíes presenta un propio vocablo para autodenominarse: hñahñu en el valle Mezquital, ñatho en Toluca, ñ’yuhu en la Sierra Norte de pueblo y ñañho en Mezquititlán.

Historia

Dentro de la historia de México, los otomíes son los grandes olvidados. Esto se debe a que al ser un grupo heterogéneos es muy difícil determinar las aportaciones que realizó cada uno de ellos.

Hacia el año 8.000 a.C. logran dominar la agricultura y comienzan su expansión geográfica. En ese momento surgen los primeros cambios en la lengua. Esto se deduce del hecho que los diferentes dialectos otomíes presentan gran cantidad de palabras en común que hacen referencia a términos agrícolas.

Tras la caída de Teotihuacán y con las grandes sequías que se produjeron en la región, muchos pueblos emigran hacia la zona central de México, en especial hacia el Valle de Puebla, Tlaxcala y a la Sierra Madre Oriental.

Mujer otomí

Con el pasar de los siglos, dentro del territorio otomí nacieron estados muy importantes que se encontraban liderados por pueblos nahuas. Un ejemplo de ello, es la ciudad de Tula que estaba dominada por toltecas pero su población estaba compuesta por un gran porcentaje de otomíes.

También te puede interesar   La danza del pescado blanco

Época de la conquista

Los otomíes se convirtieron en grandes aliados de los españoles luego de la batalla conocida como la “Noche Triste”. Sus guerreros fueron importantes para la derrota definitiva de los nahuas.

Posteriormente los otomíes fueron cristianizados por monjes franciscanos que se asentaron en los territorios de Mandenxhí y Mañhemi (Tula). También absorbieron influencias de orden político y social. Durante la época de la colonia, el códice de Huamantla fue la única fuente de datos que existe sobre esta etnia.

Cultura

El único oficio en el cual se destacaron fue en el arte de tejer, ya que en cuanto a obras arquitectónicas o trabajos en piedras o cerámicas hasta el día de hoy no se encuentran vestigios de éstos.

Fuente: Historia de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *