Miguel León Portilla recibe el premio Amalia Solórzano

Escrito por Un poco de mí

0 comments México indígena

El historiador y filósofo Miguel León Portilla fue galardonado por su destacada trayectoria y labor como investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El Reconocimiento Amalia Solórzano 2015 se otorga a  personas o instituciones que se hayan distinguido por su trabajo y actividad en favor de la independencia nacional, la defensa de la soberanía de los pueblos, el mejoramiento de los pueblos indígenas, la paz, la lucha contra la marginación y las exclusiones sociales, los derechos humanos, la integración latinoamericana, la educación, la ciencia y/o la cultura.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas del Río y de la luchadora social Amalia Solórzano afirmó que Miguel León Portilla representa todas las causas por las que se otorga este reconocimiento.

El premio se entregó en una ceremonia realizada anoche en el Palacio de Minería de la UNAM, a la que acudieron personalidades de la academia, la política y la cultura, para acompañar al autor de innumerables obras, entre ellas Visión de los vencidos, que tiene 29 ediciones, ha sido traducida a 12 idiomas y tiene un tiraje acumulado de más de 650 mil ejemplares.

El homenajeado aprovechó la oportunidad para reconocer el legado de Cárdenas del Río y de doña Amalia Solórzano, quien siempre acompañó y apoyó al general.

Ante los miembros del consejo del reconocimiento, entre ellos Cárdenas Solórzano; el rector de la UNAM, José Narro Robles; el director general del Instituto Politécnico Nacional, Enrique Fernández Fassnacht; el académico Adolfo Gilly, entre otros, el historiador delineó cinco puntos por los que la figura de Cárdenas (quien fue presidente de 1934 a 1940) es digna de reconocimiento.

También te puede interesar   Huichol, el arte que representa a México

El apoyo y auxilio que dio a los pueblos indígenas –comunidades en las que León Portilla ha centrado gran parte de sus investigaciones–; acogió a miles de españoles republicanos que huyeron de su país (con lo que se instauró un apolítica exterior mexicana de asilo); concretó la expropiación petrolera, un símbolo para la historia de México. Que devolvió al país lo suyo y fue una reafirmación de la soberanía nacional. Cualquier cosa que atente contra ello es muy peligrosa.

También fue fundador de instancias como los institutos Nacional de Antropología e Historia y Politécnico Nacional, y reincorporó al país dos territorios que en su época estaban distantes: lo que hoy es el estado de Quintana Roo y la península de Baja California.

Al tomar la palabra, el rector de la UNAM aseveró que el homenajeado forma parte de la conciencia crítica nacional, de la ética colectiva que nos recuerda todo el tiempo que los pasivos que tenemos con los pueblos indígenas no se han saldado, que no lo estarán mientras la riqueza étnica, cultural y lingüística sean en la vida real un motivo de exclusión social que nos disminuye a todos, a quienes la realizan, a quienes la toleran y a quienes permanecen indiferentes frente a ella. No estará saldada mientras el analfabetismo sea cuatro veces más frecuente, mientras la mitad de los indígenas no hayan concluido la primera o en tanto sólo uno por ciento de los jóvenes indígenas asista a la educación superior.

(Fuente: La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *