Museo Amparo renueva su colección prehispánica

Escrito_por_Castellanos_Re_NewCon la apertura de ocho salas de Arte Prehispánico, el Museo Amparo de Puebla concluye la actualización de sus espacios de exhibición, su área educativa y de servicios al público tras cuatro años de intervención arquitectónica. “Comienza un proceso investigación de sus colecciones para generar proyectos propios”, señaló Ramiro Martínez, director del recinto,

“Cierra una etapa arquitectónica y abre un proceso de continuidad en la investigación, de proyectos de apoyo en materia de mostrar la colección bajo otra visión”, puntualizó Martínez al presentar el nuevo guión museográfico del acervo prehispánico que exhibe en más de mil 200 metros cuadrados 500 piezas de las mil 700 que resguarda el recinto desde hace dos décadas.

A cargo de Pablo Escalante Gonzalbo, doctor en Historia por la UNAM, el nuevo discurso museográfico responde a núcleos temáticos más que a una cronología, pues la apuesta es mirar las piezas prehispánicas como obras de arte en el sentido estricto, y no limitarlas a su contexto histórico.

“Hay dos líneas principales que se siguieron; la primera fue la necesidad de enseñar, una urgencia pedagógica que sigue el museo, entonces se tomaron los objetos del pasado prehispánico para enseñar a los escolares porque el museo tiene una misión de enseñanza. Pero también hay piezas que tienen un valor artístico, y esta es la segunda idea: que las piezas se aprecien por sus valores formales, porque hay piezas con gran sentido de la composición y virtud técnica”, detalló Escalante Gonzalbo.

A la par, los núcleos temáticos hacen un recorrido cronológico y geográfico por las civilizaciones mesoamericanas desde el 1200 antes de Cristo hasta el 1500 después de Cristo. A ello responde la introducción que recibe al espectador con una suerte de mural el cual describe características y desarrollo de los pueblos antiguos, y se complementa con un mapa de México con las principales comunidades indígenas.

También te puede interesar   Salud indígena y sus retos

El discurso curatorial se enfoca en el valor de los objetos por su manufactura, su permanencia en el tiempo, sus aportes a la historia del arte, y con ello establecer un diálogo con los acervos de obra colonial y contemporánea del propio museo.

“La colección ha tratado de mostrar la contemporaneidad de las piezas prehispánicas, pues la parte prehispánica es parte de una cultura que sigue viva, que sigue en evolución, y es fundamental verlo de esa manera; no pensar que porque está en una vitrina es algo inerte, que no sigue cambiando”, añadió el director del recinto, quien dijo se produjeron audioguías en náhuatl, español e inglés.

Se invitó al artista visual Rafael Ortega para producir una instalación sonora y visual a manera de herramienta educativa. La propuesta fue establecer un diálogo entre las vitrinas y lo que se escucha a través de un sistema de audio. Por ejemplo, hizo la traducción de una serie de poemas del español al náhuatl que leen en voz alta narradores indígenas.

Entre las herramientas didácticas también se ofrece una base de datos de las 500 piezas en exposición, que el público podrá consultar en el Centro de Documentación de manera gratuita.

La actualización del museo consistió en la modernización de 13 salas de exposiciones temporales, el vestíbulo, la biblioteca, la tienda, el auditorio, y los espacios para obra prehispánica, que tuvo un costo, aproximado, de 400 millones de pesos.

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *