Adición a las harinas y dulces

Escrito por Un poco de mí

0 comments Nutrición

No es tu culpa. Pare de sufrir, la fisiología te salvará

Dejar de comer ansiosamente las harinas y dulces no era una cuestión de voluntad, sino que había una neuroquímica que le hacía inevitable consumir harinas y dulces, que de no hacerlos incluso podría enfermar.

¿Cuál es el origen de esta dependencia?

Existen 2 circunstancias principales que originan esta dependencia por los hidratos de carbono en general y por los dulces en particular, una va por el lado de los neurotrasmisores y otra por el lado de la insulina, este comentario será un poco más largo de lo habitual.

Neurotrasmisores y el conocimiento te hará libre

Empecemos con los neurotrasmisores, tenemos dos que son clave en este proceso, a decir: la dopamina y la serotonina. La dopamina se encuentra principalmente en el cerebro. La serotonina se encuentra entre el 80 y 90% en el tracto gastrointestinal.

La dopamina, el mediador de la alegría…o ¿por qué me siento triste esta tarde?

En el caso de la dopamina, los pacientes obesos tienen un comportamiento adictivo en relación a los dulces e hidratos de carbono similar a las personas que consumen drogas como la anfetamina o cocaína, pues tanto en unos como en otros, se estimula la producción de dopamina cerebral que produce un estado de alegría, euforia y aumenta la sensación de placer.

Luego de pasar este efecto de alegría viene la frustración y la tristeza, generándose la neuro-dependencia hacia el consumo de dulces e hidratos de carbono en general. Es como una montaña rusa, hidratos de carbono: ahora arriba, se pasó el efecto: ahora abajo.

El mediador del placer o ¡no me digas que no tengo voluntad!

También te puede interesar   Ingesta de granos integrales, la mejor opción.

En el caso de la serotonina, se le considera el mediador del placer, es antidepresivo y aminora la angustia. Son los chocolate o dulces los que estimularán su producción en la persona con obesidad, de manera que cuando se come un chocolate siente que los problemas se disipan, aparece una sensación de tranquilidad y paz, esa es la serotonina en acción!! Hasta que pasa su efecto y nuevamente el cerebro pedirá su ración, ahí viene el chocolatito de la tarde!!

Resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina (RI) es el segundo proceso fisiológico a tener en cuenta en estos pacientes. Es el origen de muchas condiciones-enfermedades (Diabetes, Hígado graso, HTA, SOP, etc.). Previa a ella existe una elevada producción de Insulina, necesaria a su vez por un exceso de glucosa en sangre.

Para verlo en perspectiva, el exceso de consumo de hidratos de carbono (integrales o no) en un porcentaje de 50% o más, origina en estas personas una elevación exagerada de la glucosa en sangre, lo que obliga a una elevación exagerada de la insulina en sangre, esta elevada concentración de insulina en sangre origina muchas veces, por una “falla de cálculo” de nuestro páncreas, que la glucosa baje demasiado luego de las comidas, originando una hipoglicemia.

Y esto ¿qué produce?

Produce por ejemplo, sueño luego del almuerzo, aumentará de manera exagerada tu medida en el abdomen y, entre otras cosas, tendrás la glucosa baja en sangre luego de una comida copiosa en hidratos de carbono, pudiendo llegar a una hipoglicemia! Entonces, aunque parezca paradójico, un almuerzo abundante en hidratos de carbono, podría destruir tus reservas de glucosa en sangre al haber estimulado demasiado a la insulina!!

También te puede interesar   Sacia tu sed con bebidas saludables

Finalmente, para compensar tu cuerpo te dice “URGENTE! Come hidratos de carbono, que tenemos poca azúcar en sangre, no me quiero desmayar, tengo mucho trabajo!!”. De esta manera, un gran almuerzo solo te llevará a tener más hambre! Y lo que es peor, cuando esta RI se instala crónicamente, este proceso producirá más y más hambre luego de las comidas, sobre todo luego del almuerzo y la cena, llevándote a picar más y más carbohidratos para remediar la hipoglicemia.

 

Acerca de 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *