El deleite del barro verde de Oaxaca

Oaxaca es un estado que se caracteriza a nivel mundial por su cerámica, ya que es uno de sus ejes fundamentales de comercio para sus habitantes.

Pero además, la creatividad de sus alfareros hacen nacer del barro piezas únicas que se distinguen por su belleza.

El empleo del barro y de materiales cerámicos da estructura a una de las artesanías más antiguas que se conocen. En ella intervienen los cuatro elementos sagrados de las culturas mesoamericanas: la tierra, el agua, el viento y el fuego.

La cerámica de color negro, tal vez la más conocida de Oaxaca, se ha empleado, desde sus orígenes, sobre todo para hacer vasijas. Sin embargo, dentro de la cerámica ornamental sobresale la decorada con pastillaje, como la de Santa María Atzompa.

El barro o arcilla verde no existen como tal, a lo que se le denomina “barro verde”, es a la cerámica o alfarería, a la cual al aplicarle una greta o vidriado, da como resultado el tono verde característico de Santa María Atzompa, Oaxaca y San José de Gracia, Michoacán.

La técnica que le da ese color verde al barro fue enseñada a los habitantes de Atzompa hacia el siglo XVI, por el clérigo Alonso Figueroa, y es a partir del año de 1970 que se introduce en San José de Gracia el diseño de las ya famosas “Piñas verdes”, que son vasijas con la forma de esta fruta, cuya superficie está cubierta de minúsculas puntas, hechas con la técnica del pastillaje, que son aplicaciones sobre el barro que dan a la pieza la textura de la corteza de la piña.

También te puede interesar   El Tercer Informe de Gobierno

El alfarero invierte sin desgaste existencial en figuras características de cada región y representa a su pueblo en un marco de experiencias colectivas que a la vez le son propias, sabe que en su comunidad todos realizan la misma actividad y esto es, más que repetición, el hecho de destacar acentos comunes.

Los productos del taller son parte importante de las fiestas de cada comunidad y de cada región. El trabajo del alfarero inicia desde la recolección de la materia prima, en la que usualmente participa toda la familia; hay casos en que el desplazamiento para conseguirlo o extraer el barro de los bancos naturales duplica el mérito, así como cernirlo para hacerlo maleable y plástico, tarea de vital importancia antes de humedecerlo para amasarlo.

Fuente: https://casamejicu.com

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *