Talavera, artesanía mexicana

El origen de la talavera

Una de las artesanías más representativas del estado de Puebla es la talavera la cual forma parte de su arquitectura y de su vida diaria gracias a la variedad de productos que se elaboran con ella. Pero, ¿sabes el origen de esta artesanía?

Talavera de la Reina es una ciudad de España perteneciente a la provincia de Toledo. Cuando el rey Alfonso XI de Castilla se casó con María de Portugal, le regaló la ciudad de Talavera, a la que se le agregó “de la reina”.

En esta ciudad se ha elaborado por más de cinco siglos una hermosa cerámica que tiene origen musulmán. Para hacerla se emplean barros del río Tajo, caolín y esmaltes gracia a los cuales adquirió fama durante el siglo XVI.

Al ser fabricada en España, la cerámica mora se modificó, y adquirió características cristianas en lo relativo a su decoración: por ejemplo, se agregó la figura humana, prohibida en el arte musulmán.

Talavera en México

Talavera de Puebla

Esta cerámica llegó a México con los españoles conquistadores en el siglo XVI; ya para 1550 existían talleres en la ciudad donde se fabricaban loza y azulejos. Las primeras talaveras se realizaron en las ciudad de Atlixco y Cholula (Puebla), ya que el barro del lugar era adecuado para su fabricación.

La popularidad de la talavera se debe a la utilidad y belleza de cada uno de sus artículos como platos, platones, cucharas soperas, jarras con o sin asas, macetas, floreros, pilas de agua, lavabos, imágenes religiosas, humanas y de animales, frascos de farmacia, etc.

Fabricación

Para elaborar esta artesanía se mezclan dos tipos de barro (negro y blanco) y se  cierne por medio de un tamiz para limpiarlo. Después se extiende en el suelo y se pisa para conseguir homogeneidad y manejabilidad.

También te puede interesar   Cerámica de Paquimé, artesanía de Chihuahua

A continuación se amasa con las manos, y se comienza a dar la forma que se desea, una vez listo se guarda por un tiempo para conseguir un secado lento y natural del barro.

fabricación de la talavera

La primera horneada se realiza a 850 grados, en este proceso las piezas adquirirán un tono naranja. Una vez frías las piezas, se inicia la pulida para eliminar las imperfecciones.

Después se realiza el esmaltado por dentro y fuera, para después ingresar por segunda vez al horno. Finalmente, se decoran las piezas de talavera. Los colores que se utilizan son dos tonos de azul, amarillo, verde, naranja y negro.

Fuente: México Desconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *