Origen del rebozo

El origen del rebozo

Este accesorio se ha convertido en todo un símbolo de la cultura mexicana ya que es una prenda de ropa que se ha mantenido en el gusto de las mujeres a lo largo de los años.

El rebozo se caracteriza por su forma rectangular, alargada, angosta de una sola pieza, cuyos extremos terminan en rapacejos (anudados y flecos). Se pueden presentar en diversos tipos de largos: normal de 3.60 metros, mediano de 2.80 y chico de 2.20, además cuenta con 7,200 hilos en la urdimbre (hilos que van a lo largo).

Origen

A pesar que no es claro el origen de esta singular prenda, existen diversas teorías: una de ellas es que proviene de la India y que llegó a nuestro país por el Galeón de Manila.

Otra indica que es una derivación de las famosas mantillas españolas, mientras que una tercera versión señala que proviene de la combinación del ayate indígena (el cual era de ixtle compuesto de dos lienzos) o del mamatl (un lienzo rectangular con bordes de un material distinto).

Rebozo indígena, México

Algunos registros que se tienen del rebozo se encuentran el Vocabulario de Molina, de 1555, aunque la palabra como tal tiene su aparición documentada hasta el año 1572 cuando Fray Diego Durán lo describe como una prenda  que las mujeres mestizas portan para cubrirse la cabeza al entrar a los templos. En 1625, Tomas Gage se refiere al vestido usado por negras y mulatas de la siguiente forma:

…se encuentran otras en la calle, que en lugar de mantillas se sirven de una rica faja de seda, de la cual se echan parte al hombro izquierdo y parte sostienen con la mano derecha…”.

También te puede interesar   Los adultos mayores

Pero fue hasta el siglo XVIII que su uso se extendió y se hizo común entre las mujeres, según el dicho de Juan Vicente de Güemes Pacheco de Padilla y Horcasitas, segundo Conde de Revillagigedo y virrey de la Nueva España del 16 de octubre de 1789 al 11 de julio de 1794:

…Lo llevan sin exceptuar ni aún las monjas, las señoras más principales y ricas, y hasta las más infelices y pobres del bajo pueblo. Usan de ella como mantilla, como manteleta, en el estrado, en el paseo, y aún en la casa; se la tercian, se la ponen en la cabeza, se embozan con ella y la atan y anudan alrededor del cuerpo…

A pesar que esta prenda era usada por todas las clases, el material diferenciaba el nivel social de la portadora, ya que la clase alta utilizaba seda o bordados con hilos de oro, plata y otros metales con paisajes y escenas costumbristas.

Mientras que los rebozos de las clases bajas usaban el algodón, predominando el rayado con dibujos de ikat (teñido de patrones, mediante ataduras) o bordados, con un rapacejo corto que llevaba solamente unos picos anudados. Esta prenda alcanzó tal importancia que en el siglo XVIII se dictaron leyes y reglas para la elaboración en cuanto al tamaño, tejido, clase de hilo y dibujo.

Historia del rebozo

Para el siglo XIX, esta prenda formó parte del ajuar indispensable de las mujeres, incluso en las fotografías revolucionarias se puede ver a las soldaderas portando los tradicionales rebozos de bolita.

Mientras que en el siglo XX, una de sus principales exponentes fue la pintora Frida Kahlo, quien aparece retratada en sus obras y fotografías de la época con esta singular prenda.

También te puede interesar   El arte huichol

En el ámbito musical, el rebozo también se preservo las canciones “Aires del mayab” de Carlos Duarte Moreno y Pepe Domínguez, y “La del rebozo blanco” de Rubén Fuentes y Rafael Cárdenas, entre otras, mismas que también fueron interpretadas en las películas de la Época de Oro del cine mexicano. Cómo olvidar “El son de la Negra” y su letra “¿Cuándo me traes a mi negra? Que la quiero ver aquí, con su rebozo de seda que le traje de Tepic“,  o la famosa canción infantil de Cri-crí: “La Patita”: “La patita, de canasta y con rebozo de bolita, va al mercado …”

Hoy en día, el uso del rebozo se ha extendido en todo el país y se puede observar a las mujeres utilizarlos para protegerse de la intemperie, como bufandas, chales y como parte de los trajes típicos mexicanos.

Rebozo para cargar niños

De igual manera, en algunas comunidades indígenas las féminas utilizan los rebozos para cargar bultos así como a sus hijos en la espalda.

Fuente: Amigos Map

1 Comentario

  1. Si quieren una descripción perfecta y hermosa del rebozo lean un poema del “cantó al rebozo” de un poeta poblano (QEPD) llamado Gregorio de Gante, digno de mención en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *