Real del Monte, un lugar con ricas tradiciones

Escrito por Un poco de mí

0 comments Rutas Indígenas

Escrito_por_Llanos_Re_NewMineral del Monte (Maghots’i o “paso alto” en otomí) es una ciudad y cabecera del municipio homónimo del estado de Hidalgo, en el centro de México. La ciudad tiene una tradición de la cocina de pastes, es famosa por sus minas de plata y de considerable afluencia turística. Cuenta con una población de 25 mil habitantes.

En tiempos del Virreinato se daba el nombre de Real por estar bajo el dominio de la corona española, y del Monte por estar rodeada por montes; por tal motivo es mejor conocido como Real del Monte y debido a la inmigración inglesa en el siglo XIX es apodado el pequeño Cornualles.

Antes de llegar a Real del Monte, desde la carretera, ya nos habían seducido las texturas de la Sierra Madre Oriental, una región que presume tanto cactáceas como coníferas, entre cañones y peñas. El pueblo ofrece colores de otros tiempos: edificios del siglo XVIII, viejas minas, portales y fuentes, techos de lámina roja y estanterías donde brilla la plata. Allí, colman los sentidos los aromas del pan de pulque y de nata, los cocoles, los tamales dulces y, por supuesto, los pastes.

Visita Real del Monte a principios de año y disfruta de la Fiesta del Dulce en honor al patrono de los mineros del lugar: el Señor de Zelontla. Durante esta festividad se realiza una procesión religiosa acompañada de eventos deportivos, artísticos y culturales. Junta tus ahorros y visita el Festival de la Plata el 11 de junio, donde los comerciantes y artesanos ofrecen lo mejor de su producción. Y no podía faltar la celebración al orgullo de la región: El Paste, cuyo festival anual se realiza en el mes de octubre. No puedes irte sin probar los ricos pastes, hazlo en diferentes expendios, compara estilos, calidad y sabor. Visita el Portal del Comercio donde podrás admirar decoraciones del célebre caricaturista Constantino Escalante. Entra al Santuario del Señor de Zelontla y repara en los detalles de la túnica del Cristo Minero.

También te puede interesar   Derecho a la igualdad de género

Llegando por la carretera podrás divisar la Sierra Madre Oriental, con sus cactáceas, coníferas, cañones y peñas; y percibir el olor a pastes recién horneados, pan de pulque y de nata, cocoles y tamales. En Real del Monte, los vaivenes del camino son cotidianos debido al irregular terreno que alberga edificios del siglo XVIII, minas, portales, fuentes y platería. Conoce el pasado minero de este destino en el Museo de Sitio Mina de Acosta que posee una ordenada museografía de sus distintas etapas: la colonia, la invasión inglesa y la llegada de la electricidad. Visita el Portal del Comercio y sus talleres de platería y en cuyo hotel hospedaron el emperador Maximiliano y su esposa Carlota en 1865. No dudes en visitar la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, a lado del antiguo edificio de la Alianza de Mineros, donde puedes tomarte una fotografía ataviado con caso y overol.

No importa a donde vayas, en Real del Monte no podrás evadir comer pastes y todo tipo de pan de fiesta. Adéntrate en su historia y descubre los mejores lugares para comerlos sus rellenos salados, a base de frijol, papa con carne. Descubre cómo los comían los mineros de la localidad, que tenían las manos manchadas por su labor, y qué parte del paste desechaban. Prueba los productos locales preparados diariamente y entre los que podrás degustar nata fresca, tortillas, curados de pulque, pan, puerquitos de piloncillo y pan de pulque. Para descansar existen diversas opciones entre las cuales sobresalen los hoteles spa y holísticos donde te pondrán en contacto directo con la naturaleza. Acude a la oficina de información turística local y entérate de las mejores opciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *