La máscara de Tezcatlipoca

Tesoros mexicanos: La máscara de Tezcatlipoca

México se distingue alrededor del mundo por su diversidad cultural gracias a los diversos pueblos indígenas que habitaron su territorio. Durante los siglos XVII y XIX nuestro país sufrió de grandes saqueos de tesoros mexicanos por parte de extranjeros y diplomáticos.

Más de nueve mil piezas únicas mexicanas se encuentran repartidas alrededor del mundo. Entre ellas está la máscara de Tezcatlipoca; la cual se exhibe en el Museo Británico de Londres.

Dios TezcatlipocaAlgunos investigadores señalan que Tezcatlipoca fue un dios todopoderoso y omnisciente al tener varias formas y un interminable poder. Se dice que podía predecir el futuro con sólo mirar su espejo de obsidiana; de ahí que su nombre signifique “espejo humeante”.

Conocía todas las acciones del ser humano y se encargaba de juzgarlo. También se sabe que era un dios tramposo y que cambiaba de forma intempestivamente.

La máscara de Tezcatlipoca fue fabricada sobre una base de madera cubierta de piedras preciosas bajo la técnica de mosaicos. Sus características principales son la movilidad de la mandíbula inferior y los dientes humanos incrustados en ella.

El objetivo de los ojos saltones era para transmitir terror a sus espectadores.

Museo Británico de Londres, máscara de Tezcatlipoca

Tezcatlipoca es el señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, origen del poder y de la felicidad de acuerdo con la mitología mexica.

Al parecer la pieza fue un regalo que realizó el emperador Moctezuma II a Hernán Cortés; quien a su vez se lo otorgó a su emperador, el rey de España Felipe II.

El gobernante español consideró la máscara y otros objetos traídos del continente americano como símbolos paganos. Debido a estas convicciones religiosas decidió enviar las piezas a diversos lugares de Europa para mantenerlas lejos de él.

También te puede interesar   Realizarán congreso por Día de la lengua materna

Museo Británico de Londres, tesoros mexicanos

Durante la conversión de los pobladores al catolicismo, los españoles asociaron al diablo con Tezcatlipoca e intentaron eliminarlo de la creencia indígena.

Hoy en día la máscara de Tezcatlipoca se encuentra en el Museo Británico de Londres dónde los europeos aún se siguen maravillando por su singular aspecto.

Fuente: La Guía

Deja un comentario