Zona arqueológica, Comalcalco

Zona Arqueológica: Comalcalco

El nombre de esta zona deriva de sus estructuras que estaban construidas con un material desconocido para las tribus nahuas de ese entonces: el ladrillo.

Fue por ese motivo que la llamaron utilizando un sustantivo que describía algo a lo que ya estaban acostumbrados: “comalli-calli-co”, que significa “Casa de los comales”.

Comalcalco fue un estratégico punto comercial, debido a que se ubica en la región de Chontalpa, próxima al margen del río Mezcalapa o Dos Bocas lo cual le otorgó una posición privilegiada para el tráfico de mercancías entre el Golfo de México y la península de Yucatán así como el Altiplano Central y el extremo norte del Golfo de México.

La arquitectura del lugar se caracteriza por estar construida por ladrillos unidos con una mezcla elaborada por conchas y ostiones. Sobre éstos se pueden apreciar grabados figurativos, los cuales fueron realizados mientras aún se encontraban húmedos.

El área, que abarca siete kilómetros cuadrados, se distingue por tres grupos arquitectónicos: la Plaza Norte, la Gran Acrópolis y la Acrópolis del Este.

Zona arqueológica, comalcalco

La primera está formada por varios templos (aunque hasta el momento sólo se han explorado tres), de los cuales, en el último se encontraron cinco cuerpos.

El Gran Acrópolis es un complejo arquitectónico que agrupa una serie de edificaciones civiles y religiosas colocadas en diferentes niveles entre los que destacan: El palacio, el Patio Hundido, La Tumba de los Estucos o de los Nueve Señores de la Noche, el Templo VI o Templo del Mascarón y el Templo VII o Templo de las Figuras Sedentes.

De igual manera, cerca de la base de la Gran Acrópolis, hay una escultura de estuco muy bien conservada llamada la Máscara del Señor del Sol.

También te puede interesar   Carlitos, uno de los beneficiados de la Casa del Niño Indígena

Por su parte, la Acrópolis Este tiene un cementerio en el que se encontraron 66 cuerpos depositados en urnas funerarias con deformaciones craneales, limaduras e incrustaciones de jade en piezas dentales.

Fuente: INAH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *