Cocinera purépecha pone en alto la gastronomía mexicana
Fuente: mansioniturbe

Cocinera purépecha pone en alto la cocina de las comunidades indígenas

Luego de seis años que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) otorgara el título a la gastronomía mexicana de Patrimonio de la humanidad, mujeres purépechas siguen poniendo en alto la comida de México.

Tal es el caso de Juana Bravo Lázaro, quien participó en la Semana Internacional Gastronómica de Nairobi, Kenia, al ser invitada por la Secretaría de Relaciones Exteriores al país africano. En el evento, diversas personalidades diplomáticas deleitaron su paladar con las gorditas y sopes de puerco, res y pollo.

Gracias al sabor de los alimentos, Juana ha recibido innumerables reconocimientos, así como el nombramiento de “Maestra cocinera, con el cual, ha logrado el reconocimiento de los chefs de todo el mundo quienes copian sus famosas recetas.

Juana Bravo, cocinera purépecha

Fuente: Venacomer

El amor por la cocina nació en Angahuan, Michoacán, cuando Juana tuvo que cuidar a su abuela materna quien estaba enferma por un problema en las rodillas. Por tal motivo, al lado de su abuela y su madre aprendió una gran variedad de alimentos típicos de la región indígena.

Entre los platillos más representativos se encuentran: el churipo, el cual se sirve en una cazuela de barro y se acompaña con corundas, una especie de tamal de sal en forma de triángulo que se cuece a vapor envueltos en hojas de maíz.

Cocinera purépecha, Juana Bravo Lázaro

Fuente: Posta

Pero sin duda, la Ichuskuta (tortilla especial de maíz en puerépecha) es uno de los alimentos con el que ha conquistado el paladar de las personas. Para lograr este reconocimiento, Juanita ha tenido que vencer diversos obstáculos, pero sin duda, el más importante fue que hasta los 48 años aprendió a hablar español, ya que hasta entonces sólo conocía su lengua natal, el purépecha.

También te puede interesar   Chapulines, botana con sabor prehispánico

Hoy en día, Juana Bravo además de tener un servicio de banquetes, cuenta con un establecimiento de comida tradicional en el centro turístico de las ruinas de la iglesia de San Juan Parangaricutiro, Michoacán dónde deleita a los turistas con los platillos de la región indígena.

Fuente: El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *