El molcajete, símbolo de la cocina mexicana

El molcajete es uno de los instrumentos de la cocina mexicana más antiguo que data de la época prehispánica. Nuestros antepasados lo utilizaban para la elaboración de sus alimentos y hoy en día es considerado el abuelo de la licuadora.

Este instrumento gastronómico, cuyo nombre proviene del náhuatl molli (salsa) y caxitl (cajete) mollicaxtli, es un mortero que se fabrica en piedra tallada con forma cóncava sobre el que se muelen todo tipo de especies, granos y vegetales en pequeña cantidad.

Molcajete, cocina mexicana

Origen

Uno de los registros más antiguos que se tiene de este utensilio proviene del antiguo testamento, el cual señala que este tipo de mortero se utilizaba en la época de los egipcios para la elaboración de alimentos.

Mientras que en México y Mesoamérica se sabe que el molcajete apareció durante la época prehispánica, cuando nuestros antepasados excavaban en un roca a modo de hueco para poder moler maíz y otros frutos secos.

Fabricación

Elaboración del molcajete

El molcajete más tradicional es aquel que se fabrica de piedra volcánica, aunque se pueden encontrar modelos elaborados a base de barro o maderas duras así como plástico o cerámica; la función de éstos últimos es sólo para contener salsas.

Este instrumento está compuesto por dos partes talladas de la misma piedra, la primera es la base o molcajete y la segunda es la mano o pilón, el cual también recibe el nombre de tejolote o temachín y se usa como martillo para romper y moler contra el hueco del molcajete.

molcajete para servir comida

En la actualidad ha decaído su uso; en algunos restaurantes lo llegan a utilizar como plato para servir quesos, chiles, boatanas y salsas.

La buena noticia es que, pesar de la última tecnología gastronómica disponible, el molcajete sigue siendo el instrumento preferido de algunos chefs para la elaboración de salsas, moles y otros guisados.

También te puede interesar   Día del Ejército Mexicano

Fuente: Salpimentero

Deja un comentario