Día de las ciudades

Día Mundial de las Ciudades

Escrito por Un poco de mí

0 comments Columna Nuvia Mayorga

Como un reconocimiento a la importancia que los servicios urbanos básicos tienen como base para el desarrollo social y económico general, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas acordó que a partir de 2014, cada 31 de octubre se reconozca como el Día Mundial de las Ciudades.

La equidad urbana se ha convertido en una preocupación mundial, ya que más de dos tercios de la población mundial vive, en ciudades donde las desigualdades han aumentado.

Actualmente, México cuenta con 59 zonas metropolitanas en donde habita 60 por ciento de la población nacional, 8 de cada 10 mexicanos viven en zonas urbanas, dentro de ellas, la presencia indígena cobra cada vez mayor relevancia, ya que vive casi la cuarta parte de la población indígena del país y representa el 7 por ciento de la población total. Numéricamente, la población en hogares indígenas en zonas metropolitanas se estima en más de 2.6 millones de personas, considerando información censal de 2010.

Las cifras antes mencionadas muestran la dimensión de la población indígena que ahora está presente en zonas urbanas de todo el país, esta tiene una presencia importante en las áreas metropolitanas con mayor desarrollo industrial: La Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, así como algunas zonas de desarrollo agrícola en Sinaloa y Baja California, ciudades fronterizas con una fuerte tradición migratoria como Matamoros, Reynosa, Ciudad Juárez y Tijuana, ciudades en regiones indígenas, como Oaxaca, Orizaba, Tehuacán y Tehuantepec y centros de desarrollo turístico como Acapulco, Cancún o Los Cabos, que en las décadas recientes han recibido flujos importantes de personas indígenas.

También te puede interesar   El maíz entre los pueblos indígenas

La población indígena enfrenta múltiples retos para insertarse de manera adecuada en las ciudades, por limitaciones en parte debido a su condición de migrante, a la falta de documentos de identidad, a sus bajos niveles de educación, o a su limitado dominio del idioma español, lo que dificulta su inserción laboral, la posibilidad de tener acceso a programas de vivienda, salud y educación, así como barreras culturales con efectos sociales al restringir la forma de mantener las relaciones entre paisanos y de esta manera, la reproducción de su cultura y tradiciones, así como la desintegración familiar.

Ante esta situación, el grado de marginación se incrementa, agravada por la discriminación y un limitado acceso a la justicia. Escenarios que limitan las posibilidades de acceder a oportunidades de desarrollo que les permitan mejorar su condición de vida.

En este contexto, es necesario que los tres órdenes de Gobierno sigamos trabajando con base en las propuestas para la Nueva Agenda Urbana, presentadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III), celebrada recientemente en Quito, Ecuador, donde se acordó realizar acciones para el desarrollo urbano sostenible para la inclusión social y la eliminación de la pobreza, la prosperidad urbana sostenible e inclusiva y oportunidades para todos, así como para el desarrollo urbano medio ambientalmente sostenible y resiliente.

Considerando lo anterior, resulta importante que los grupos indígenas urbanos sean visibilizados y considerados en la implementación de esta propuesta, de tal manera que en esta nueva forma de ver a las ciudades, se fortalezca la legitimidad de acción y organización, considerando sus usos y costumbres, así como su participación, para alcanzar un nivel de vida adecuado, donde puedan acceder a empleos plenos y productivos y a las oportunidades en igualdad de condiciones, donde tengan acceso a los espacios públicos en donde no sufran discriminación y se fomente la integración y el respeto a la diversidad.

También te puede interesar   Día de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo

Adicionalmente, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas considera que en todos los trabajos con migrantes en ciudades, se debe contemplar la pertinencia cultural que abre las posibilidades para la recreación de sus expresiones culturales.

Este enfoque permitirá orientar las políticas públicas y adecuaciones institucionales pertinentes para diseñar estrategias de atención focalizada con programas y acciones institucionales para la inserción de la población indígena, en los espacios urbanos como entornos multiculturales que permitan un desarrollo integral, incluyente y sustentable.

Fuente: El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *