nuvia-mayorga-empoderamiento-mujeres-indigenas-columna-sol-de-mexico

Empoderamiento de mujeres indígenas

El pasado 16 de marzo acudí a la sede de la Organización de las Naciones Unidas, para participar en el marco del sexagésimo periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la misma, cuyo tema fue el “Empoderamiento de Mujeres Indígenas”.

Hablar de empoderamiento es hablar de equidad, de respeto, de oportunidades y de reconocimiento. Las mujeres indígenas han mantenido por siglos la unidad familiar, han sido el sustento de la tradición y la base del equilibrio social en sus comunidades. El mundo evoluciona y con él se desarrolla la diversidad de pensamiento y el reconocimiento, sin embargo ha sido y sigue siendo necesario establecer apoyos institucionales para todas las mujeres indígenas.

Empoderar a las mujeres indígenas es un requisito básico para el desarrollo y la superación de los pueblos, por ello es necesario hacer conciencia y terminar todo vestigio de inequidad por genero o cualquier otra, que pueda afectar su sano desenvolvimiento.

En este tenor, el Documento Final de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas de 2014, plasma compromisos muy concretos para que los estados miembros, en colaboración con los Pueblos Indígenas, impulsemos el empoderamiento de las mujeres indígenas, a través de políticas, programas y medidas para promover y asegurar su participación plena y efectiva, en los procesos de toma de decisiones en todos los ámbitos de sus vidas.

En México, hablar de los derechos de las mujeres indígenas, es hablar de retos y desafíos que aún presenta la política pública, sin embargo, en los últimos años y particularmente, en el Gobierno del presidente de México, Enrique Peña Nieto, se han dado importantes avances.

Por primera vez, el Plan Nacional de Desarrollo 2013 – 2018, considera una estrategia transversal de Perspectiva de Género, lo que se ve reflejado en todos los demás instrumentos que derivan del mismo, entre los que se encuentra el Programa Especial de los Pueblos Indígenas 2014 – 2018, en el que uno de sus objetivos dispone: “Impulsar el reconocimiento, vigencia y acceso a la justicia de los pueblos indígenas”, que es el eje rector de la política que instrumentamos; particularmente, en el tema de mujeres indígenas, que opera de forma transversal en las políticas públicas que se han instrumentado para construir una sociedad de derechos.

La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) se ha sumado al esfuerzo que desde hace varios años realizan la Universidad Nacional Autónoma de México y la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, para continuar promoviendo el diplomado para el fortalecimiento de liderazgos de mujeres indígenas, dejando sentadas las bases para que se siga impulsando esta buena práctica del Estado mexicano.

Hoy muchas mujeres indígenas mexicanas han asumido cargos y representaciones en diversos espacios locales, e incluso a nivel federal en el Consejo Consultivo de la CDI, que es un órgano de representación de los pueblos originarios en el que están representados los 68 Pueblos Indígenas de México. En cuanto al empoderamiento económico de las mujeres, el Programa para Mejoramiento de la Producción y Productividad Indígena de la CDI, cuenta con un tipo de apoyo a proyectos productivos exclusivamente destinado a mujeres indígenas. Este tipo de apoyo es una acción afirmativa que privilegia el apoyo económico para grupos productivos integrados únicamente por mujeres, con el fin de impulsar su desarrollo económico y el de sus familias.

Los retos para el Estado mexicano son muchos, sin embargo, hemos trazado la ruta para que las mujeres indígenas tengan más y mejores oportunidades, que permitan un México incluyente, con una política que fomenta y fortalece sus capacidades.

Columna en El Sol de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *