La primer quincena del último mes

Escrito por Un poco de mí

0 comments Columna Nuvia Mayorga

Estamos en la primera quincena del último mes del año, una época en la que se nos presentan sentimientos encontrados, por un lado el comienzo de los festejos decembrinos con lo que ello implica y que convoca a la unión familiar y social, y por el otro, los retos del desarrollo que afronta nuestro país, como la marginación y la pobreza que viven muchos mexicanos.

En esta época nos es natural reflexionar sobre los resultados del año, sobre todo el recordar años anteriores por la lógica de una etapa que invita a la recapitulación. Por ello, aprovecho este espacio para invitar a todos los lectores a racionalizar los avances y a retomar la concientización de las necesidades de la población más necesitada.

¿Qué ha sucedido en relación a los años anteriores y cómo estamos avanzando en este cierre de año para concluirlo mejor de lo que lo comenzamos, qué planteamos que suceda para el siguiente?

En la CDI hemos trabajado arduamente por un sector de la población mexicana que exige un reclamo social de desarrollo y apoyo, por ello hemos presentado soportes de infraestructura en comunidades con alta marginación, hemos apoyado los proyectos productivos para crear empresas indígenas, trabajamos diariamente por la equidad de género y llevamos a cabo programas que crean conciencia social entre nuestra población.

Son diversos los programas y proyectos, son muchas las personas involucradas, es grande el entusiasmo y enorme la voluntad de servicio, pero es también muy grande la demanda social, por ello, en esta época de reflexión, debemos de retomar el esfuerzo y de la mano de todos seguir creando y desarrollando, para combatir las carencias, por marginación, porque aún nos falta mucho por hacer a pesar de los grandes resultados obtenidos.

México y los mexicanos somos grandes, como grandes son sus instituciones, debemos de ser congruentes con esa grandeza y ante lo magnitud de los desafíos, con la misma intensidad de la época que estamos celebrando, debemos de continuar dando respuesta a todas y cada una de las necesidades sociales, no solo de los maravillosos Pueblos Indígenas de nuestra Nación, sino de todos y cada uno de los sectores sociales de México.

Que todos asumamos esta época con redoblados esfuerzos por continuar siendo ejemplo de una Nación sólida, consciente de su realidad y que de la mano de la felicidad y el festejo, exista la reflexión y el apoyo social para lograr un país más justo y próspero.

Columna en El Sol de México

Deja un comentario