La primera columna de 2015, con convicción de paz

“Un 2015 con convicción de paz”

El comienzo de un nuevo año, el inicio de un nuevo ciclo, el surgimiento de esperanzas. Empezamos el dos mil quince y, como cada enero, muchos de nosotros con metas, expectativas y nuevos propósitos.

Este comienzo de año realicemos planteamientos para el futuro, en lo personal el año que concluyó, me fortaleció en mi convicción como mexicana cuyo principal motor es entregar toda mi capacidad, conocimiento, fuerza voluntad y humanidad para servir a México, a los mexicanos, a la gente, a toda la población. Comparto un proyecto de Gobierno que me ha dado la oportunidad de servir, que me ha provocado la voluntad de no flaquear en ningún momento, porque tengo claro que el pueblo demanda y que los gobiernos deben de cumplir, por ello este año mi vocación como servidor publico se fortalece, crece más en mi corazón y me confirma que somos una gran nación.

Imaginemos, por un momento, un México en el que todos los mexicanos fortalezcamos nuestra convicción de paz, en este año dos mil quince, que todos lo hiciéramos con seguridad. Si somos aproximadamente ciento veinte millones de Mexicanos, tendríamos a millones de personas buscando la paz, una fuerza jamás vista en una nación sólida y tranquila.

En lo individual, las metas y las convicciones alcanzadas, repercuten con una gran fuerza en nuestro interior, impulsándonos ha lograr mejores resultados, nos convence que somos mejores personas. La grandeza del individuo radica en el valor del esfuerzo por lograr las metas.

Como mexicana, como mujer, como madre, como ciudadana, estoy cierta que nuestra nación está compuesta por grandes mexicanos, por personas exitosas, por excelentes hijos, por maravillosos ciudadanos y que los logros nacionales serán el resultado del esfuerzo de metas individuales, de sueños propios que se integran en un gran agregado de triunfos.

También te puede interesar   El derecho a la identidad de la población indígena

Por parte de la CDI, la responsabilidad social es el compromiso y pilar que moverá a esta gran Institución, seremos una Institución con renovados votos para la disciplina y el respeto de todos, donde haremos más y con mayor dedicación a la ya demostrada, donde todos y cada uno de los responsables de área serán la pieza de una maquinaria perfecta y engrasada para fluir en el cumplimiento de todas las metas. Comenzaremos este año con un compromiso de equipo y de fuerza institucional, donde cada uno de los que integramos esta CDI, cumpliremos en armonía lo que México y los indígenas esperan de nosotros, desde este espacio confirmo que no les vamos a fallar, que en esta institución somos un equipo al servicio de una gran Nación y que estamos orgullosos y conscientes del encargo que tenemos por el bien de este país y de los indígenas.

Que este año que comienza sea de fuerza renovada para todos, y que los deseos se conviertan en metas y planteamientos firmes, así, todos los objetivos serán logrados. Felicidades.

Columna publicada en El Sol de México

Acerca de 

Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) desde 2013, me defino como una mujer apasionada de la política y comprometida con mi país.

Soy egresada de la Licenciatura en Contaduría por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tengo una Especialidad en Impuestos por la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *