Prácticas de la maternidad indígena

Prácticas culturales en la maternidad entre los pueblos indígenas

En este espacio ya hemos hablado del papel de la mujer en las comunidades indígenas, mencionando aspectos como su importancia en la transmisión de la cultura y la identidad, las actividades económicas en las que participan como la recolección de plantas y frutos silvestres, el bordado y tejido con fibras naturales e incluso de algunas limitantes como son las dificultades para acceder a cargos de representación comunitaria, así como los cambios recientes en el reconocimiento de sus derechos; pero existen otros temas relacionados con las mujeres indígenas y, uno de ellos, de suma importancia, es el de las prácticas culturales asociadas a la maternidad  y, en particular, al embarazo y nacimiento, que es importante resaltar en relación con el día de las madres que acabamos de celebrar.

Nos referiremos a las prácticas de la medicina tradicional, entre las que podemos mencionar el papel de las curanderas, algunas de las cuales se especializan en la atención de las mujeres embarazadas y en los partos, y que en algunas comunidades son conocidas como “matronas o parteras”.

En la cosmovisión indígena, la mujer guarda una relación estrecha con la idea de fertilidad de la tierra, donde por lo general son los dioses quienes intervienen como los dadores de vida. De ahí el registro de múltiples rituales asociados a la maternidad que van desde la atención de la mujer embarazada, el nacimiento y el periodo postparto. Así, las parteras atienden a las mujeres embarazadas con diferentes prácticas que comprenden masajes mediante los que determinan la posición del feto y, en caso necesario, acomodarlo; acciones que en algunos lugares se realizan en un temazcal.

También existen diversas ideas relacionadas con el embarazo, entre estas, se considera que los efectos de fenómenos naturales, como la exposición a un eclipse, puede tener como consecuencia que el neonato nazca con deformaciones. Como protección, la creencia generalizada dice que el uso de un listón rojo atado en la cintura, a veces junto con una moneda, puede evitar este efecto. Durante el embarazo, además, existen algunas prohibiciones, por ejemplo en el consumo de alimentos, entre ellos los que tengan sabores agrios, porque, se considera pueden dañar al bebé. La orientación sobre lo que se debe hacer y no en estos casos, también corresponde a los médicos indígenas tradicionales.

Después del parto, algunos indígenas como los nahuas de la Sierra de Zongolica, Veracruz, acostumbran enterrar la placenta y el ombligo en lugares especiales, en algunos casos, como representación de una conexión con la fertilidad del campo, y alrededor de la casa, esparcían cenizas a fin de poder observar posteriormente las huellas del nahual (Un animal silvestre compañero de cada persona) que se consideraba nacía al mismo tiempo que el niño.

Durante el nacimiento, el partero o partera realizan un rito que consiste en la pronunciación de rezos, quema de copal y limpias, tanto a la madre como al bebé. A la madre, posteriormente, también se le practican hasta ocho baños con distintas plantas consideradas como “calientes”. Durante los tres meses posteriores al parto, la madre debe cuidar su alimentación para que no se enferme el niño.

Este conjunto de conocimientos tradicionales acumulados a través de los años, son una muestra del patrimonio cultural de los Pueblos Indígenas que dan cuenta del universo que han construido en relación con su entorno social y natural y que en particular también representan una contribución a las prácticas de atención a la salud.

Por ello, la necesidad de destacar la importancia de la difusión de estos conocimientos y del desarrollo reciente de enfoques de salud intercultural que aspiran a reivindicar el valor estas prácticas culturales de los Pueblos Indígenas, conjuntando los conocimientos de dos o más tradiciones culturales, como son la medicina indígena tradicional y de la medicina conocida como occidental.

Fuente: El sol de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *