Una fecha de reflexión

Escrito por Un poco de mí

0 comments Columna Nuvia Mayorga

México es un gran país. Es grande por su gente, es grande por su historia, es grande por su cultura, es grande por sus tradiciones, es grande porque los mexicanos hemos querido que así sea, y es en esta época en la que hacemos un alto para reflexionar.

Los mensajes por las fiestas decembrinas son de buenos deseos y de esperanza, son de amor y de cariño, y la energía que fluye con los buenos sentimientos siempre es positiva para un entorno en el que en ocasiones nos cuesta trabajo mantener la fuerza en alto, por ello, reitero que los mexicanos somos grandes y salimos siempre adelante como el gran país que somos.

En estas fechas los invito a reflexionar sobre la vida, sobre el esfuerzo realizado, sobre la voluntad que tenemos todos para avanzar en nuestros devenir histórico y sobre todo en la unidad de una nación que es más grande que todos sus desafíos.

Independientemente de las creencias, de las ideas religiosas que se profesen, de la experiencia de vida, aprovechemos esta época para reconocernos en la reflexión y en los mensajes de paz, conciliación y armonía.

En unos días estaremos comenzando un nuevo año y ello es un impulso para crecer en un entorno de entusiasmo que invita al trabajo, a la unidad que madura y al esfuerzo conjunto para construir un México más grande.

La buena voluntad es ingrediente primario para la receta requerida para un espacio de mejoría; la única forma de crecer es en lo positivo, no en lo negativo. Sería como enseñar a un niño que no debe de golpear a otro pegándole; para poder mejorar hay que eliminar la violencia de todo tipo, aprovechemos estas fechas y espacios para dar un rotundo “NO” a la violencia, no podemos reclamar la violencia violentando.

Gandhi dijo que “nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”, por ello, busquemos la conciliación, la armonía para lograr verdaderos espacios de crecimiento en nuestras vidas y en la de nuestro país.

Esta época propicia para pensar, para reflexionar, para introspeccionar que cada uno de nosotros somos una parte esencial para lograr soluciones y que, para ello, nuestra mente debe de estar dispuesta a trabajar juntos en futuros sustentados en dar respuestas a nuestros retos. De cada uno de nosotros y de la suma de todos depende la renovación de un ambiente de paz, de un espacio de verdadera libertad armónica de voluntad en la unidad de propósitos para lograr un futuro más promisorio.

Hagamos camino para crecer en el México que deseamos, un país más justo y próspero que incluya a todos los mexicanos.

Columna en El Sol de México

Entradas relacionadas

Concierto de Bandas de Viento Indígenas de Oaxaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *