Escritora tzotzil lleva literatura y teatro a pueblos indígenas

El grupo teatral Reflejo de la Diosa Luna, creado por Petrona de la Cruz, lleva a comunidades indígenas de Tabasco contenidos educativos y mensajes para crear conciencia sobre los derechos como una manera de difundir la literatura.

A través de sus representaciones teatrales, en lengua tzotzil y en español pues hay habitantes que sólo hablan uno u otro o que son analfabetos, la agrupación difunde sus trabajos escritos desde hace más de 20 años, explicó Petrona de la Cruz Cruz, oriunda de Zinacantán y creadora del conjunto.

“Si les llevamos libros y no saben leer en su lengua o en español, no les interesa y no los utilizan. Aunque se les regale, los aceptan pero los dejan olvidados”, indicó en entrevista De la Cruz.

La dramaturga tzotzil, actriz y directora de teatro indígena, quien participa en el Segundo Encuentro Internacional de Escritores en Lenguas Indígenas, afirmó que en sus obras plasma la situación de la mujer indígena y su empoderamiento, así como temas de alcoholismo, drogadicción, ecología, migración y el derecho de las mujeres.

Comentó que en Chiapas la mayoría de las comunidades hablan en tzotzil y también tzeltal, aunque pueden entender en uno u otro caso el mensaje mediante las representaciones.

Los municipios en los que montan las obras con mayor frecuencia son Ocosingo, Chenalhó, Oxchuc, Chalchihuitán, Chamula y Zinacantán, entre otros.

Recordó que cuando ella tenía 17 años de edad fue víctima de secuestro y violación; quedó embarazada y a un mes de haber nacido su hijo, falleció su madre; fue culpada por su familia y echada de su casa. En su comunidad no podía quedarse por ser madre soltera y sólo podía casarse con un viudo o un divorciado.

También te puede interesar   El encuentro de dos mundos

Al encontrarse con un proyecto de teatro, Petrona de la Cruz notó que era un camino para educar y concientizar a mujeres indígenas, a la vez de servirle como una terapia y superar su vivencia.

“El teatro es muy importante para mí, me ha ayudado a sacar mis emociones y servido para los objetivos que me he propuesto”, anotó.

Ese contacto con las mujeres en las comunidades, dijo, la llevó a fundar hace 20 años la asociación civil Fortaleza de la Mujer Maya, en la que se brinda capacitación, educación, apoyo legal y psicológico a mujeres, además del otorgamiento de becas para que se preparen hasta un nivel de posgrado.

Cuando inició con las obras de teatro, apuntó, eran dos mujeres, pero ahora son un grupo de seis actrices y cada año el objetivo es poner en escena una obra con diferente tema y de acuerdo a los apoyos realizan giras o acuden a invitación.

El año pasado, recordó, escribió la radio novela “Corazón de Mujer”, transmitida en diversas comunidades, lo cual le abrió la aceptación de su comunidad originaria.

“Ya he regresado. Ahora ya me ven con otros ojos gracias a ese proyecto que se escuchó también en Panamá, Chile, y otros lugares donde la compraron (la radio novela)”, añadió.

Finalmente, la dramaturga consideró que el teatro es un puente para llevar la literatura a los pueblos indígenas, en los no hay límites de espectadores, sean o no hablantes de español o analfabetos.

Fuente: http://yucatan.com.mx/

Deja un comentario