El arte rarámuri

Uno de los grupos indígenas de México que destacan por sus particulares creaciones son los rarámuris, cuya creatividad se ve reflejada en sus singulares diseños.

A continuación te mencionamos algunas de las principales artesanías que caracterizan a esta comunidad indígena.

Instrumentos musicales

Los llamados belorinis o raberis en lengua local (violines), son utilizados, al igual que los tambores, en la mayoría de las fiestas religiosas y atestiguan la influencia europea mezclada con elementos locales y un toque de herencia africana.

Durante la época prehispánica los instrumentos de cuerda eran sumamente escasos, sin embargo, a partir de la conquista fueron ampliamente adoptados, en particular los violines, los cuales, después de ser incorporados por los artistas de la sierra, adquirieron las más diversas formas: alargadas, triangulares, redondas, cuadradas, acinturadas o anchas.

Violines rarámuri

Algunos son decorados con pinturas que semejan máscaras y, otros, con cabezas o clavijeros, están labrados con aspectos zoomorfos.

Textiles

Toda la ropa es fabricada a mano, elaborada con algodón y decorada con dibujos florales. Durante los meses de invierno, se complementa la vestimenta con una gruesa cobija nombrada “quemaca” hecha de lana pura con un tejido apretado y grueso de color blanco o negro.

Cestería

Lo particular de sus productos, elaborados con palma, palmilla, sotol o agujas de pino, es que siempre conservan su aroma, a pesar del paso de los años. Al abrir una de las delicadas piezas tejidas a mano, descubrimos que la esencia del material principal sigue presente.

Cestería rarámuri

Algunos de sus productos son: petates, canastas, guarés de uno o dos colores con forma de tortilleros, joyeros, platos, fruteros, jarrones o petacas de todos tamaños y de figuras cuadradas, rectangulares o circulares, entre otros.

También te puede interesar   Herencia prehispánica: el origen del temazcal

Alfarería

Los productos de barro o arcilla son trabajados regularmente por las manos femeninas, creando ollas o sikilis con amarres de correa y cuero estratégicamente dispuestos, formando figuras lineales sumamente estilizadas que compaginan perfectamente con estilos contemporáneos y minimalistas, resultando sumamente eclécticos.

Los rarámuris no conciben a la naturaleza como proveedora de materias primas, sino como fuente inagotable de inspiración; asimismo se hace evidente la recreación plástica de sus costumbres y tradiciones como tema recurrente. Los elementos que la propia sierra proporciona a sus habitantes son transformados con sus manos en hermosos y prácticos objetos.

Carpintería

Asignada a los hombres, la tarea del tallado no sólo incluye los arriba mencionados violines sino que se extiende a una gran variedad de objetos como arcos, bateas, cucharas, escaleras de gran tamaño o de juguete, figuras diversas y las tradicionales bolas, las cuales se amarran a los pies y van pateando a lo largo de un sendero rocoso en las llamadas carreras rarajipari. Las bolas, para ser funcionales son elaboradas con madera de encino, madrono o tascate.

Juguetes

Los juguetes tarahumaras y las miniaturas ayudan en la transmisión de conocimientos y valores del grupo a los niños, garantizando la continuidad de la costumbre. Se fabrican carros y muñecas de madera, tela o barro. Igualmente la modernidad no los ha dejado escapar, por lo cual los aviones ya forman parte del repertorio de diseños.

La artesanía rarámuri es el resultado de la vocación, mirada, memoria y el conocimiento sobre los materiales y las técnicas de fabricación.

Fuente: Visit México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *