Huarache, el calzado de México

Huarache, el calzado de México

La palabra “huarache” proviene de la voz “kwarachi” de la lengua purépecha o tarasco, pero en los estados de la república lejos de la influencia purépecha los conocen como cacles. Esta pieza de calzado de origen prehispánico se ha convertido en un atractivo turístico debido a su gran variedad de modelos.

Tradicionalmente, los huaraches han sido asociados con la vida en el campo, por lo cual se les asocia con los campesinos, así como a los frailes de algunas órdenes religiosas. Debido a que son más baratos; el calor tropical del medio ambiente los hace más aceptables ya que mantiene los pies frescos y casi al descubierto y su material básico es la piel de res.

Los de mayor consumo en los últimos tiempos son de material sintético, para uso diario, unos están acojinados en la planta del pie. También se pueden encontrar de correa ancha cruzada sobre el empeine y de talonera proporcional, ancha o angosta, con hebilla o fija. Sus principales colores son: negro, vino, beige, café oscuro, o crema.

Variedad de modelos de huaraches

Este calzado está hecho con correas de cuero trenzadas, pero sus diseños pueden variar, ya sean muy sencillos en dónde se utilizan pocas correas; hasta los más elaborados, los cuales son trabajados por talabarteros.

Debido a la gran popularidad que han adquirido en los últimos años, gracias a los jóvenes que han vuelto a calzarse con huaraches adornados, sólo que en los centros comerciales se les conoce bajo el nombre de sandalias.

Fuentes: Huaraches Mexicanos

También te puede interesar   “Sesenta y ocho voces” continuará en 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *