Zona arqueológica Teotihuacán

Teotihuacán, ciudad de dioses

La zona arqueológica de Teotihuacán fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997 por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), área en la que se ubican la Pirámide del Sol, la Luna y la Pirámide de Quetzalcoatl.

Su nombre, “Teotihuacán”, es de origen náhuatl (la lengua de los aztecas) tiene diversos significados como: “lugar donde los hombres se convierten en dioses”, “lugar donde fueron hechos los dioses”, aunque es más conocida como “ciudad de dioses”.

La ciudad se convirtió en una de las más importantes de la región, hasta convertirse en un centro urbano de sorprendentes dimensiones. Además durante el año 250 d.C. se empezó la construcción de sus pirámides.

Una de las características de estos monumentos es que las plataformas piramidales tuvieron una base cuadrada. Entre 500 y el 700 d.C. se trazó la Calzada de los Muertos, la principal arteria de la ciudad.

Calzada de los Muertos, Teotihuacán

Hoy en día, se desconoce cuál fue el pueblo que contribuyó al florecimiento de la ciudad. Algunas hipótesis de los investigadores señalan a los totonacas de Veracruz, individuos de la rama otomí y otros a los aztecas.

Al visitar esta zona, las personas pueden apreciar las magníficas pinturas murales que se encargan de decorar los templos y tumbas, una de las más conocidas el “Paraíso de Tláloc” el cual muestra el reino del Más Allá referido al culto al dios de la Lluvia y la Fertilidad.

Sus habitantes destacaron por su trabajo de las piedras duras, como la turquesa y la obsidiana, el tejido, la cerámica, las máscaras funerarias de piedra y terracota y en los vasos trípodes cilíndricos. Estos productos artesanales tuvieron una enorme repercusión y difusión, lo que convirtió a la ciudad en un emporio comercial y un importante centro religioso meta de peregrinajes.

También te puede interesar   La danza en los pueblos indígenas

Actualmente, el conjunto arqueológico de Teotihuacán cuenta con 264 hectáreas, así como con dos museos especializados: el de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”, así como una sala de exposiciones temporales ubicada en el edificio conocido como “ex-museo”.

Fuente: Visitando México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *