Zona arqueológica Tula

Zona arqueológica: Tula

Esta conocida zona arqueológica se ubica en la ciudad Tula de Allende, en el estado de Hidalgo, y se sitúa entre los años 600 y 1521 d.c.  Su extensión abarcan casi 16 kilómetros cuadrados, entre lo que se incluyen áreas públicas y privadas, plazas, templos y palacios, entre otros, con lo cual logró tener alrededor de 85 mil habitantes.

El término Tula proviene de la palabra náhuatl “tollan”, un derivado de “tollín” que significa junco o carrizo, por  esta razón también se le conoce como “el lugar de los tules o los juncos”.

A continuación te mencionamos algunas de las estructuras más importantes de esta ciudad.

La pirámide B

Esta estructura es considerada como uno de los edificios sacros más importantes de la ciudad, originalmente estaba recubierta de lápidas esculpidas con relieves de jaguares, coyotes y águilas devorando corazones humanos, que alternaban con representaciones de Quetzalcóatl en su manifestación de Tlahuizcalpantecutli o Venus, “estrella de la mañana”.

En la época prehispánica, los enormes atlantes que representaban guerreros de alto rango y las pilastras con relieves de gobernantes toltecas que hoy coronan la pirámide, no se encontraban a la vista del pueblo, sino del templo que coronaba la pirámide, sosteniendo el techo.

La pirámide de Quetzalcóatl a pesar de tener en su lado norte un hermoso “coatepantli” (muro con serpientes) su fachada principal se ubica hacia el sur, viendo hacia la plaza principal de la ciudad.

Al llegar a la parte superior de la pirámide, te reciben las colosales estatuas y pilares preciosamente labrados. Todas estas piezas estuvieron exhibidas durante muchos años en la plazoleta norte y fue hasta 1960 cuando se subieron a la parte superior de la pirámide para ser colocadas en sus sitios originales. Por el número de fragmentos encontrados, se deduce que eran cuatro atlantes los que sostenían, conjuntamente con los pilares, las vigas del techo del templo.
Atlante, zona de Tula

También te puede interesar   Inauguran "Pintura Mural Prehispánica"

El palacio quemado

Esta estructura fue destruida por un incendio, tal vez hacia fin de la ciudad; por ello se le llamo el Palacio Quemado. A pesar de su nombre es probable que esta construcción no haya sido residencial. Su función principal fue quizás, la sala de consuelo y lugar de reunión de los asesores del gobernante, como podrían ser jueces, el consejo de ancianos u otros funcionarios.

Palacio quemado, Tula

El gran vestíbulo

Tiene aproximadamente 160 metros de largo, por 15 de ancho y hasta la fecha son 98 pilares los que han salido a la luz. Los que se ven son reconstruidos, ya que los originales fueron desmantelados en época prehispánica y su material se dispersó o fue utilizado en otro edificio.

El gran vestíbulo, Tula

La pirámide C

Es la estructura más grande de la ciudad de Tula. Se trata del principal edificio religioso. Las excavaciones del arqueólogo Jorge R Acosta, mostraron que estas pirámides fueron objeto de una destrucción deliberada en la época prehispánica, inmediatamente posterior al abandono del sitio a finales del siglo XII después de C.

Pirámide C

Canchas de Juego de Pelota

En la época Tolteca sus muros probablemente estuvieron decorados con tableros esculpidos y frisos; pero como en otros casos, durante la época azteca fueron despojadas de su revestimiento de piedra cortada y de la mayoría de sus esculturas.

Canchas de juego de pelota

El Coatepantli
Este muro marcaba los límites del espacio sagrado de los recintos ceremoniales. Las figuras esculpidas en las lápidas centrales del coatepantli corresponden a esqueletos humanos devorados por enormes serpientes de cascabel; estos relieves están relacionados con el sacrificio humano.

El Coatepantli, Tula

Fuente: Travel by Mexico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *